sábado, 30 de diciembre de 2006

DECISIONES

Paciente de 85 años que ingresa en puerta de urgencias por crisis comiciales de repetición, vómitos y oligoanuria de doce horas de evolución. Se constata fiebre de 39.9 centígrados, hipotensión arterial severa con frecuencias cardiacas normales. Como antecedentes de relevancia, destacan un accidente cerebrovascular isquémico hace cinco años, demencia vascular e insuficiencia venosa periférica severa con úlceras vasculares en ambos miembros inferiores.
Se diagnostica Shock séptico y se procede a su ingreso en planta. Se inicia antibioterapia intravenosa, fluidoterapia, anticoagulación, antitérmicos y fármacos vasoactivos. Las pruebas y analíticas practicadas no evidencian foco infeccioso por lo que se procede a interconsulta con cirugía vascular para el estudio y valoración de las úlceras como probable punto de origen.
Tras evaluación del caso, se determina que la pierna derecha tiene criterios de amputación pero dada la patología de base, así como el estado y edad de la paciente; la cirugía no es practicable.
En cuanto al pronóstico, tanto medicina interna como cirugía, están de acuerdo en que la paciente se encuentra en un estado terminal y aun que remonte este episodio de acidosis, dado que el punto de infección no es tratable, a corto plazo recidivará. Se plantea en ese caso medidas paliativas domiciliarias para minimizar el sufrimiento; esto es, morfina subcutánea a demanda. Decisión que deberá tomar la familia.
Caso clínico claro. Impecable en cuanto a manejo y exposición. Como médico estoy de acuerdo hasta la última coma.
Como nieta…me va a costar un mundo verla morir y ser yo quien le ayude a dormir hasta que esto suceda sin poder hacer más.
Hoy odio mi bata, quisiera ser cualquier cosa menos lo que soy.



Por favorNo digais nada. No comentarios, no mails, ni teléfono. Tengo que traducir a mi familia lo que los médicos de Marieta les dicen. Tengo que dar respuestas antes de que se me formulen preguntas. Respuestas asépticas que hagan el menor daño posible intentando ayudar a tomar la decisión adecuada aun que a mi me parta por dentro. Pero yo también soy familia, también quisiera negarme a lo que hay, no entender, no querer entender. Y no puedo. Porque yo soy la médico.
Así que me vengo aquí, a quitarme la bata blanca y poder decir que todo es una mierda, que la vida es una egoísta que se aferra a nuestros cuerpos a costa de dolor y sufrimiento, reduciendo nuestra existencia a frágiles equilibrios metabólicos mantenidos por fármacos.
Hoy odio mi bata.

Rescatado de mi blog en ya.com

lunes, 25 de diciembre de 2006

CON MIS MEJORES DESEOS

A veces quisiera detener el mundo por un momento. Los días en los que mis agendas solapan sus citas, aplastando mi cuello con notas emergentes, vaciando mis fuerzas; esos días desearía sentarme en el borde del silencio y disfrutar mi tiempo como en una foto color sepia.
Quizás por eso adoro la Navidad. Si la desvisto de tópicos, los buenos y los malos, siempre me queda ese espacio reservado a la gente que amo.
Ya ves, siendo lo más importante de mi vida, poco puedo dedicarles en mí día a día. Llego a casa cargada de problemas, sumergida en estrés, ahogada en asuntos pendientes. Y como yo, el resto de mi familia, así que la comunicación se reduce la mayoría de las veces a una mirada de cariño llena de cansancio.
Sin embargo, esta época consigue un cambio. Nos desprendemos de toda esa carga y disfrutamos de esa única prioridad con sentido; las personas.
La Felicidad es un ente extraño que se mide con mil raseros. Para unos será un reencuentro, para otros el recuerdo de un ser querido. Que cada cual tenga aquello que anhela y la Navidad invierta su tiempo en lo que realmente importa.


FELICES FIESTAS



Anecdotario Noche Buena...o lo que es lo mismo, Mis queridos cuñados-JJ, mi cuñado, me pide que le compre un regalo sorpresa a mi hermana. Así que por la mañana cojo el coche y me dirijo a un centro comercial… o eso pretendía. En cuanto me dí cuenta, estaba de camino a mi trabajo. Animalito de costumbres que es una.
Cuando por fin llego a Bonaire, aquello parecía la invasión de los paquetes andantes (esto… suena raro ¿no?). No he visto tanta gente de compras en mi vida. Aparcar fue como jugar al tetris (encaja la ficha-coche cómo y donde puedas, pero encájala).
Me meto dentro de la selva y consigo escoger el chándal en cuestión. Pero a la hora de pagar, ¡No me funciona la tarjeta! La última semana me había fundido todo el saldo. Me toca irme al pueblo más cercano y sacar de otro banco con la cartilla. Y de vuelta a la jungla.
Cuando por fin llego a casa, caigo en la cuenta de que llevaba en el bolso DOS tarjetas más donde si tengo dinero. Comí casi a las cinco de la tarde.

-Genio, mi otro cuñado, me ayuda a envolver algunos regalos (traduciendo, enreda con los papeles y acaba por sacar la Chuqui que llevo oculta). Muy amable él, me retira la silla para que tenga más espacio. Yo, que no me doy cuenta y estoy medio muerta ya, me siento alegremente. Y acabo en el suelo con el darrier resentido. Eso si, mi madre llorando de la risa, Genio con cara de Ché ché ché, y yo a medio camino entre querer matar a alguien o directamente morirme yo, pero de la risa. No recuerdo cuanto hacía que no me reía así.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 10 de diciembre de 2006

FOX


Le vio en el parque. Risueño, torpón, todo ganas de jugar. Abandonado.

Un niño de unos siete años le había traído comida y el cachorro repartía sus energías entre comer y agradecer el regalo al pequeño.
Esperó a que acabara y entonces dejó que su perro Branco y el travieso vagabundo jugaran un rato. Daba gusto verlos cazarse. Más o menos de la misma edad, los dos perros disfrutaban como si nada más importara en el mundo.
Entonces el joven decidió que si volvía a encontrarse con aquel cachorro, más negro que un tizón, se lo quedaría dándole un hogar. Al fin y al cabo, así llegó Branco a su casa.
Una semana más tarde le vio. Esta vez no había saltos ni lametones. El perro estaba tumbado en un rincón del parque. Apenas podía moverse, lleno de colmillazos y un absceso en el lomo que le daban aspecto de herido de guerra. Tenía la boca llena de espuma y una mirada más allá de la tristeza.
Agonizaba.
No lo pensaron dos veces. El joven y su esposa envolvieron al perro en una manta y le llevaron al veterinario. Allí le drenaron el absceso, le curaron las heridas y le dieron tratamiento. Llevaba días sin beber. La deshidratación y la infección hubieran tardado horas en llevárselo por delante.
Hoy Fox, que así se llama, vive con mi hermana y mi cuñado. Tiene una caseta propia en el garaje llena de juguetes que le encanta destrozar y un compañero de juegos tan trasto como él. En apenas un par de semanas ha engordado tres kilos y sus heridas son un mal recuerdo del pasado. Cuando llegan sus papis, sube a la casa y enreda un rato en su manta con Branco. Como todas las noches, cada uno tiene su yogurt con una buena ración de mimos.
Y lo más importante, cuando sale al parque, sabe que solo va de paseo.



P.D.En cuanto tenga una foto suya os la pongo (el de la imagen no es Fox). Ya veréis que cara de golfillo tiene. Cuando le llevaron la semana pasada al veterinario, preguntaron por la raza. Más que nada por si era un cruce de alguna peligrosa, para saber qué medidas de seguridad debían adoptar. El veterinario respondió sin pensarlo- Es un Nisupu.
Nosotros, que no habíamos oído hablar nunca de esa raza, pusimos cara de ¿lo qué?
Y el veterinario nos lo aclaró inmediatamente.
-Nisupu…ni su puta madre lo sabe- Cuestión zanjada.
Se acercan días de fiesta, regalos… Si vais a sorprender a alguien con una mascota, aseguraros bien de que esa persona es consciente de la responsabilidad que implica hacerse cargo de un ser vivo. Y os pido un favor, sino lo tenéis claro, regalad otra cosa.
Un ser vivo no es un juguete.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 26 de noviembre de 2006

EL TIEMPO ME LO DIJO


Es domingo por la tarde, no trabajo ni tengo prisas para absolutamente nada. Estoy escuchando hace un buen rato jazz del bueno. Una de esas voces aterciopeladas que acarician sin tocar. Quizás es por eso que sonrío recordando esas ocasiones- muchísimas, demasiadas- en las que me he tomado la vida a la tremenda. No podré vivir sin él, y realmente sentía cómo poco a poco moría por dentro, incapaz de afrontar esa ausencia. O esa otra vez en que siendo un trasto de seis o siete años, me pringué toda de chicle y otras niñas se rieron de mí- bendita infancia, siempre tan cruel en su inocencia. Imaginé veinte mil excusas para que me cambiaran de colegio.
Es curioso como todos esos trances en los que creemos que no vamos a poder echar para delante pierden color y dolor con el tiempo. Vas andando, primero un paso que cuesta un mundo y después los siguientes hasta que, sin saber cómo, ya no pesa tanto el recuerdo.
Reconozco que soy tremendista-sageraita como pocas- capaz de ahogarme en un dedal de agua y sin embargo, miro hacia atrás y me asombra ver en qué mareas he tenido que navegar. Y aquí sigo.
No se bien si a toro pasado, todo parece más fácil de lo que en realidad fue. O bien es que con el bicho delante, te entran los temblores del parto y solo eres capaz de verle los cuernos al animal. Tal vez sea un poco de todo. Pero hoy no importa. Hoy no tengo prisa, hoy sonrío mientras me recuerdo como a una actriz de cine mudo, dramática y sobreactuada, desgarrando un No voy a poder.
Y tanto que si.



P.D.Voy a comprarme dos cds de Madeleine Peyroux, Careless Love y Half The Perfect World. Cuando los tenga, os subiré algunas canciones, pero mientras tanto, no dejéis de escuchar Weary Blues. Pincha sobre esa canción (ve a Media, escoge Careless Love) y piensa en todas esas ocasiones en las que no podías.
Ya ves, pudiste.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 19 de noviembre de 2006

CUESTIÓN DE MATICES


Soy de esas personas que utilizan palabras como Hepatoesplenomegalia ¡Oye, y sin atragantarme! Sin embargo, cuando intento decir Propondré me trabo y parece que esté cantando el Porompompero. Peculiar que es una.
También soy capaz de sospechar una tiroiditis asintomática por unas simples arañas vasculares en la espalda. Pero cada mañana, cuando voy a coger el coche, doy varias vueltas al barrio. No lo busco, directamente me lo tropiezo. Recordar dónde aparqué la noche anterior es misión imposible.
Es desesperante, creedme, pero son estas pequeñas cosas las que hacen que me sonría cada día. Hace poco descubrí que me he desvestido de esa adolescencia trasnochada que me tenía incómoda en mi piel. Me he convertido en una mujer madura con un estilo propio que me encanta. Y no se como ha ocurrido aun que tampoco me importa. Simplemente miro a esa loca del espejo y siento un puntito de admiración. No por lo que veo, sino por lo que soy, por el camino recorrido hasta llegar a ser.
Vale, mi vida no es perfecta (ni de coña), yo no lo soy… ni falta que me hace. Entender esto me ha llevado años de sentirme perdida.


PsicoPostDe vez en cuando no está mal un poquito de introspección y dos palmaditas en la espalda. Hace poco una amiga me decía que la vida no es de color rosa. Y si bien es cierto, también lo es que los matices los marcamos nosotros mismo.
Feliz semana



25 de Noviembre
Feliz cumpleaños

miércoles, 15 de noviembre de 2006

CUANDO CUATRO ES DOS MÁS DOS


Y el resto de alternativas no son más que disfraces de una realidad; no le des más vueltas, que la mentira es circular y acabará mareándote.
Qué necia fui.
Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 5 de noviembre de 2006

DIARIOS


No suelo pasear, lo reconozco. Entre semana sueño con perderme por un camino rural, rodeada de silencio y de esa sensación de no hay prisas con olor a café y sábanas calientes. Pero cuando llega el momento, el cansancio mental se transforma en losa que me aplasta las ganas. Luego, la rutina comienza de nuevo y me arrepiento. Así que hoy, tirando más de voluntad que de ánimo, cogí la bicicleta y salí de mí casa, dirección a ninguna parte.
No recuerdo cuanto rodé, supongo que poco, el frío y la falta de costumbre entumecieron pronto mis piernas. Salí del camino y subí por una loma. Allí me encontré con una mujer bien extraña. En realidad cuanto me rodeaba lo era. Una casa de muros de piedra y tejado de paja, con un establo de madera adosado y una cerca para las gallinas. Un mastín viejo me miró desde la entrada, pero las gallinas parecían interesarle más que yo.
La mujer vestía unas ropas curiosas, casi medievales diría. Llevaba una especie de cofia con orejeras que le daba cierta similitud con sus ovejas, una falda larga y andrajosa, y un chal de punto lleno de agujeros y remiendos. Estaba tendiendo en una cuerda sujeta por dos estacas.
-Esta tarde lloverá- Me dijo mirando al cielo de reojo- Pero con un poco de suerte se me secarán las hojas.
Entonces me fijé. No era ropa lo que tendía, sino páginas escritas en una especie de tejido semejante al papiro. Debí poner cara de no entender nada porque la mujer me preguntó- ¿Qué pasa, nunca has lavado un libro?
-No, la verdad- le contesté- ¿para qué lo haces?
-Pues para limpiar lo que está sucio- me respondió como si fuera lo más obvio del mundo- Ya soy vieja. Demasiado vieja.-Miró sus manos nervudas llenas de manchas café con leche
-Ayer leí mis diarios y vi partes de mi vida más negras que el hollín. No he sido una santa ¿sabes? Pero la vida es dura y a veces hay que hacer cosas para defenderse-Me miró desafiante.
-Yo rompí los míos- contesté. No sabía porqué aquella mujer me contaba todo aquello ni qué esperaba que le dijera.
-¿Tan sucia ha sido tu vida?- me preguntó.
-No, no-respondí.- Empecé a escribirlos porque siempre tuve miedo a olvidar quien era, a perderme en el tiempo. Pero al leerlos supe que ya no necesitaba guardarme por escrito, que yo no era unas frases escritas que pudiera borrar o extraviar. Me di cuenta de que yo era mucho más que mi historia. Mi vida era lo que yo decidiera en cada momento. De alguna manera me había llegado a encontrar. Así que los rompí.
La mujer miró las hojas mojadas estrujando con resignación una de ellas.
-Tal vez tengas razón, niña. Somos lo que somos en cada momento.



P.D.Es cierto, hace unos meses rompí mis diarios. Hacía años que no escribía,pero seguía conservándolos. Sentí que ya no me hacían falta. No se explicarlo. No fue un renegar de mi historia, sino todo lo contrario. Mi memoria forma parte de mi y soy su resultado, pero es el presente lo que vivo y el futuro lo que sueño.
Feliz comienzo de semana.

Rescatado de mi blog en ya.com

sábado, 28 de octubre de 2006

EL JARDÍN DE LOS SILENCIOS


Me llamó la atención en cuanto leí el rótulo de la entrada. Había visto muchos tipos de jardines; los tradicionales de flores, el de los cactus, el de rocas, hasta una vez visité uno de arena- Jardín Zen le llamaban. Pero jamás había oído hablar de un Jadín de Silencios.
La curiosidad me pudo, y aun que era tarde, decidí entrar. Me sorprendió no encontrarme con un espacio abierto al aire libre como era de esperar. En su lugar había una gran estancia circular totalmente blanca y desprovista de muebles y adornos. Simplemente no había nada salvo varias puertas dispuestas en círculo, todas iguales, sin nada que diferenciara una de otra. Perpleja, mirando aquel extraño lugar, no reparé en la pequeña figura que se me acercaba sigilosamente. Si hubiera tenido que definir en una palabra a la mujer que tenía ante mi, sin duda hubiera sido blanca. Porque así era su túnica, su pelo y hasta su piel.
Con un leve gesto me indicó una de las puertas.
Al entrar me encontré en medio de un jardín de los de verdad, con plantas, flores y hasta un riachuelo cruzado por un pequeño puente. Era de noche- no me preguntes cómo podía ser así siendo las cuatro de la tarde- y la luna se reflejaba tímidamente el agua. Encima del puente, unos amantes se abrazaban ajenos por completo a mi presencia. Me retiré prudente para no interrumpir el beso que sus miradas prometían.
La mujer blanca me tomó por el brazo y me condujo a una segunda puerta. Esta vez me encontré en un pequeño salón bastante modesto. Muebles baratos y envejecidos. Un hombre sentado en un sofá lleno de latas de cerveza vacías miraba absorto una televisión a todo volumen, mientras una mujer rota se retorcía en el suelo sangrando por los labios y la nariz. Temblaba como una hoja arrastrada por el agua y sus ojos, secos y vacíos, se clavaban en aquel sofá con la resignación de quien espera la muerte.
Salí contra mi voluntad. Hubiera querido estrellar el maldito televisor en la cabeza de aquel energúmeno. Pero la dama blanca tiró de mi manga y me llevó a la tercera puerta.
Allí me encontré a un joven al borde de una escollera- de nuevo, no me preguntes, yo tampoco consigo entenderlo. Las olas rompían con fuerza en las rocas salpicándole de espuma, pero a él no parecía importarle. Sus manos acariciaban tres rosas blancas. Con un cariño que pocas veces vi, las besó con dulzura y luego las lanzó al agua con esa pena de quien se desprende de su valor más querido. La sal del mar se confundía con la de sus ojos.
Salí con un vacío en mi estómago y una pregunta en mi boca.
-No entiendo nada- le dije a la Dama- ¿Dónde están los silencios? ¿porqué le llamas a esto Jardín?
La mujer me llevó pacientemente a la primera puerta.
-Dime, ¿Qué oíste?- me preguntó.
-Pues… el agua del río, alguna rana aquí y allá. No se, lo normal de un jardín.
-No, no, no- negó con su cabeza- ¿qué oyes entre esos amantes?
Entendí lo que me quería decir.
-Silencio- respondí.
Me repitió la misma pregunta frente a las otras puertas.
-Y dime, ¿crees que todos los silencios son iguales?
-No- Le dije. Hasta entonces no había reparado en sus extraños ojos azules, única nota de color en aquel ser casi irreal.
-Los silencios florecen en nuestras vidas, cada uno con distinto matiz, su propio color, su sabor dulce o amargo. Cada persona siembra su propio jardín de los Silencios. En unos, crecen como malas yerbas, en otros germinan esperanza.



P.D.Lo siento, me ha quedado un poco largo.
Quería agradecer los correos privados que me llegan. No deja de sorprenderme que os guste lo que escribo. Gracias de corazón.

Rescatado de mi blog en ya.com

jueves, 19 de octubre de 2006

DICEN


Dicen que puedes naufragar en sus ojos como un viejo marino confiado.

Pero su mirada son dos mares de pena en realidad, quebrados en arrecifes de silencio.
Había visto tanto, tanto, que sus ojos sellaron la entrada en impermeable muro a la luz. Y así, de puro hastío, se decidió ciega en un mundo hecho de imágenes.



25 de Octubre


Rescatado de mi blog en ya.com

sábado, 14 de octubre de 2006

LARVADA


A medio camino entre lo que fui y en lo que me estoy convirtiendo.

Un solo ruego estalla en mi mente; Que el olvido se me lleve bien lejos para que cuando despierte, no extrañe a quien ya no existe.
Rescatado de mi blog en ya.com

SOÑANDO


Tus sueños ya descansan sobre almohada nueva.

La ilusión da aliento a tu risa y el frío negro de tus miedos se hace lejano.
Ójala esta vez despiertes a tiempo, porque los sueños, sueños son y se marchitan sino se viven.
Rescatado de mi blog en ya.com

miércoles, 4 de octubre de 2006

TESTIGO


Una de las personas que más me importan en este mundo está a punto de cometer el error más grande de su vida.
Y yo soy testigo muda de esta inmolación sin sentido.
Habré de tragarme este grito sin voz, con los ojos demasiado abiertos.
Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 10 de septiembre de 2006

MARIETA



María, o Marieta para nosotros, es una niña de ochenta y cinco años. Medio desdentada, me mira desde su cama con los ojos extraviados, y lo mismo me sonríe y me pide un beso que me escupe y me llama filla de puta. Pasa las horas muertas gesticulando con las manos y contando puntos imaginarios como si aun tejiera. Carga en sus huesos de cristal una vida bien perra, llena de trabajo, ingratitud y lágrimas calladas.
Qué dura era mi abuela. Jamás la vi sonreír con alegría hasta que los infartos cerebrales se llevaron sus malos recuerdos y sus fantasmas. Antes de esto, recibía con desconfianza cualquier gesto de cariño, quizás porque siempre debió dar algo a cambio en su juventud. Un marido perverso- mi abuelo- un mal hombre que la convirtió en una rancia amargada. Una familia que abusaba del afecto que María mendigaba para luego darle la patada cuando ya no era útil. Y una hija ingrata- mi tía- que prefirió renegar de ella en vez de ayudarla.
Nadie la quiso salvo mi madre.
Reconozco que de niña era incapaz de sentir cariño por aquella mujer mandona que siempre me hablaba a gritos. Recuerdo las mañanas de verano en el pueblo, conmigo en su regazo, ella me peinaba estirándome el pelo en una cola de caballo hasta hacerme llorar. Estaba bien orgullosa del peinado de sus nietas y presumía de ello cuando iba a la fuente a por agua. Pero a mi me fastidiaban los tirones de pelo y en salir de casa, montaba en mi bici destartalada y me aflojaba la coleta. Más de un repaso con zapatilla cobré por esto.
Veinte años tardó en comprender que una sonrisa se regala porque sí. Que los besos no tienen precio, y que las palabras amables no esconden intención. Durante todo ese tiempo, desde que vino a vivir a nuestra casa, mi abuela se sintió una extraña, un algo a parte de la familia. Me duele pensar que empezó a ser feliz gracias a la locura.
Su enfermedad, que para nosotros es una carga pesada por más que la aceptemos con gusto, es para ella una bendición. No recuerda nada de su vida. Tampoco nos conoce, nos llama a todas con el nombre de mi madre a la que a su vez llama Mare (Madre). Vive en su mundo, sin fantasmas que le ahuyenten la sonrisa. Y poco a poco se va apagando. Cada día su conversación es más incoherente y la rigidez en sus miembros me habla un deterioro neurológico progresivo que consiguió domar a esta mujer de hierro, para bien y para mal.
Hoy convulsionó por la fiebre. Y he sido consciente de que Marieta morirá algún día. No se si por esta neumonía o dentro de mil años, pero un día la perderé y extrañaré esos tirones de pelo que tanta rabia me daban.



25 de Septiembre

Despunta el día con luz transparente
arrancando las sombras a un mundo dormido.
Perezosa la luna se esconde en su lecho,
tálamo de estrellas custodia sus sueños,
sábanas de amores, universo por techo.

Y su aroma, que dulce respira el recuerdo,
quema tus lágrimas en pira de esencia.
Te roza los labios en amago de un beso
borrando lamentos por aciaga ausencia.

Siente su luz bañandote el alma,
desborda tu mirada traspasando fronteras,
cascada de vida que permuta la muerte
en trasiego indoloro a otras esferas.

Liviana como la sonrisa de un ángel,
ella.

sábado, 2 de septiembre de 2006

EL VIEJO Y EL PERRO


Arístides era un viejo rancio con muy mala leche. Llevaba tantos años sin pronunciar palabra que las gentes del lugar llegaron a creer que era mudo. Pero no, Arístides no hablaba simplemente porque no tenía nada que decir. Sus ojos velados habían visto demasiadas cosas que no hubieran querido ver y ahora su boca se cerraba en rebeldía obstinada.
Pasaba días enteros en los vertederos de la ciudad rebuscando entre lo que otros ya no querían. Solía encontrar tesoros revestidos de años de suciedad y mal uso. Tenía esa habilidad; esa que solo tienen los que carecen de casi todo.
Dejó el pequeño baúl sobre el mostrador.
-¿Qué me traes, viejo?- El anticuario miró la pieza con ojo crítico. Estilo castellano, remaches de forja hechos a mano, frontal de madera labrada en fina rejilla. Pagarían una fortuna por él, pero solo una ínfima parte iría a parar a manos del vagabundo.
-Te doy veinte. No creo que saque mucho más de esta basura-
Arístides cogió el dinero. Sin regatear, sin escupirle a la cara la palabra que estallaba en su cerebro; ladrón.
Un mozo de almacén salió corriendo escoba en mano. Delante de él escapaba un perro viejo, escuálido, negro de puro sucio.
-Como te pille, te reviento ¡chucho asqueroso!- Vencido por sus kilos y la fatiga, el mozo había parado su carrera y amenazaba al animal en la distancia.
Entonces Arístides y el perro se miraron, y sucedió algo que escapó a la comprensión de cualquier ojo humano.
Ven- dijo el anciano. Su primera y única palabra fue para aquel ser indefenso, un marginado como él.
Perro y viejo marcharon en silencio, ajenos al resto del mundo, como dos compañeros de camino.



Os recuerdo...Que en el Foro teneis la sección BLOGGEADOS dedicada a la edición de plantillas HTML y CSS (especialmente enfocada a los blogs ya.com). Eso si, paso a paso,como yo he ido aprendiendo.

Rescatado de mi blog en ya.com

jueves, 31 de agosto de 2006

ENTRE EL CIELO Y EL SUELO


Un corazón perpejo, un estómago encogido y muchas dudas.

Rescatado de mi blog en ya.com

jueves, 17 de agosto de 2006

A PEQUEÑOS SORBOS


Me tumbé en la arena refunfuñando. Las redondeces donde antes había suaves rectas me habían puesto de mala leche. Oía a los chiquillos trajinando en la orilla, las marujas despellejaban a sus vecinos sin miramientos ni pudor, un par de pijas-osea planeaban su supernoche y yo, en mi toalla, decidí tener un pensamiento filosófico y mandar a tomar por saco a la línea y a las curvas de paso.
Sentía el sol en mi espalda como el abrazo de un amante y poco a poco entré en ese estado de no sueño-no vigilia.
Cuando abrí de nuevo los ojos solo se escuchaban el romper de las olas y a un grupo de gaviotas enredando en el agua. La playa estaba desierta o eso me pareció. Ni rastro de las mil sombrillas, las esterillas, los turistas ni de las neveras llenas de tuppers con tortilla de patatas y tinto de verano.
-Vamos a ver, ¿había pasado un tsunami y me había muerto sin darme cuenta?- Es lo primero que pensé. El sol estaba más o menos en el mismo lugar, luego no había transcurrido mucho tiempo. Me vestí a trompicones, en un estado de ansiedad que crecía por momentos. Hasta que la vi.
Detrás de mí, a unos metros de distancia, había una niña pequeña sentada en una silla cara al mar. Al acercarme me di cuenta de que no era una niña, sino una mujer en una silla enorme. Sonreía con la mirada perdida en el agua. Su cara, toda ella, reflejaba una paz que yo no recordaba sentir en mucho, mucho tiempo. De su cuerpo salían palabras.
-Señora, se le están cayendo las letras.- No bien dije esto me sentí estúpida. Pero cómo era posible. Indudablemente o me había muerto o estaba soñando.
La joven me miró tranquilamente.-Lo se, lo se- me dijo- estoy limpiándome de frustraciones. Se acumulan tantas que no dejan espacio para la alegría; ni siquiera en pequeños sorbos.
-Y no es que beba mucho- puntualizó- pero de vez en cuando apetece un chupito de felicidad, ¿no crees?
La miré perpleja sin saber que contestar. La mujer hizo una mueca extraña y se le escapó un pequeño eructo tras el cual apareció la palabra Amor.
-Lo siento- se disculpó- es que últimamente no se me dan muy bien las relaciones y esta palabra se me había atragantado un poco.
La miré en silencio. No tenía claro si era real o estaba teniendo alucinaciones por una insolación y para ser sincera, tampoco me importaba.
-Cuando acabes- le pregunté- ¿me prestarías la silla un ratito?



Después de mis no vacaciones… (vacaciones a medias) Vuelvo a mi estado natural, es decir, a que se me vaya la pinza.
Alguien me preguntó sobre el modo en que surgen mis relatos. Yo le contesté; Dame una imagen y yo pongo la historia.



25 de Agosto
Rescatado de mi blog en ya.com

jueves, 3 de agosto de 2006

MIRATE


Lo que no das, es lo preciso;
lo que no cuentas, me habla de ti.
Lo que no haces, pesa igual que tu obra;
y tus palabras, por ligeras, escapan a los silencios que narran tu vida.



En negativoA veces las omisiones, lo que no hacemos o no decimos determinan nuestro destino más allá de nuestros propios actos.
No tengo ganas de escribir.
Me da miedo leer lo que pasa en el mundo.
No quiero escuchar más vacios.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 23 de julio de 2006

AMIGOS


¿Somos amigos?-preguntó el joven cordero, en ese idioma que sólo entienden los niños.

El pequeño, de cara sucia y mirada triste, frunció el ceño y exclamó- ¡Pues claro! Pero si te ví nacer, eras una bolita peluda que no sabía ni andar.
Y sin embargo- contestó el animal- cuando crezcas me matarás para saciar tu hambre.
El niño guardó silencio durante unos minutos. Luego, sin mirar a su amigo contestó.
-Tranquilo, yo no me haré mayor. Una bomba me matará antes de que mi voz cambie.
-Pero si a ti no te pueden comer.- Respondió el cordero.
-No importa Bolita, para ellos yo también soy rebaño.



¿Dónde puedo borrarme…de esto que llaman Humanidad?
Me da vergüenza ajena todo lo que veo y vivo últimamente. Me faltan voces exigiendo un Basta ya. Me sobra la arrogancia y la hipocresía de aquellos que se supone que custodian los derechos humanos.
El viernes vino a consulta un padre con su hija. La niña, una adolescente con retraso mental, tenía una otorragia por un tímpano reventado. Se positivamente que fue de un bofetón, pero no lo puedo demostrar. Si somos capaces de agredir así a quienes queremos, abusando del poder y de la fuerza; qué no haremos con aquellos que ni conocemos ni nos importan.
Que me borren, prefiero ser animal.



25 de Julio

Rescatado de mi blog en ya.com

viernes, 7 de julio de 2006

ALEA JACTA EST

*** APROBADA**

Ya hice el examen del curso (Directora de instalaciones de radiodiagnóstico…El título impone ¿verdad?, pues solo me sirve para seguir haciendo radiografías).
Por unas horas volví a mis tiempos de facultad; esto es, mucho café, cuatro horas de sueño, despeño diarreico por la mañana, y un no entender ni lo que se lee justo antes de empezar. Con las clases por la mañana y dos consultas por la tarde, he tenido que rascar horas al sueño para poder estudiar y aun así he ido muy justa de tiempo. Estoy muerta. Eso sí, me he reído lo mío con mis compañeros. Todos postgrado; veterinarios, odontólogos y médicos, haciéndose chuletas que no servían para nada, llegando al estrabismo intentando copiar. Y yo, con mi dislexia, procurando no meter el remo al pasar el cuestionario a la plantilla.
Esta tarde me llama O para consultarme sobre la historia de un paciente. Él también hizo la prueba esta mañana.
-¡Oye!- me dice- Que se me ha metido un electronvoltio por el culo y se me han iluminado los ojos. ¿Tú crees que eso cuenta como absorbente de radiación o me tengo que colgar un trébol rojo al cuello y considerarme como Zona de acceso prohibido?
-Ah, pues no se chico. A mi me ha salido uno por la boca que me ha dejado el pelo a lo rasta, pero yo no me pongo el trébol ni aun que me pasen el dosímetro por las meninges.
Lo que hace el cansancio.
Bueno, ya os contaré si he aprobado o me mandan de cabeza a la repesca con empacho de física nuclear.
Rescatado de mi blog en ya.com

lunes, 3 de julio de 2006

QUÉ ABSURDA ES LA VIDA

Nunca voy a comer a casa, pero hoy tenía el dichoso curso. Mil años haciendo placas y ahora necesito un papelito que me acredite como directora de instalaciones de radiodiagnóstico. Así que en eso estamos; he vuelto a los electrones, radiaciones electromagnéticas y colimadores.
A la salida, me ha sorprendido ver varias ambulancias y coches de policía en dirección al centro de la ciudad. La gente parecía absorta en sus coches, caras largas y más de una expresión de incredulidad.
Me sentía rara.
Al llegar a mi casa entendí. Cuarenta y una personas han muerto hoy en el metro de mi ciudad. Mientras escuchaba las noticias, seguía oyendo las sirenas en la calle y veía la consternación en esos rostros anónimos de la pantalla.
Escribimos nuestras vidas con ligereza, pensando que es una historia sin final. Pero nunca sabemos cuándo se trata del último renglón.
Un día como otro cualquiera, te levantas y te vas a trabajar, dejando tantas cosas por hacer, tanto por decir.
Un día como otro cualquiera no regresas y nadie puede entender lo absurdo del tiempo perdido, la poca importancia que en realidad tienen las cosas que nos amargan la vida.
Estoy de luto con mi ciudad y no me importa quién tiene la culpa ni quién debe asumir responsabilidades. Ahora no, ahora solo quiero llorar.




P.D.No os puedo describir el caos que hemos vivido hoy. La sensación de irrealidad, de esto no puede estar pasando, era tremenda. Desgraciadamente, muchos de vosotros sabéis de qué hablo.
Todo mi cariño para esas familias que hoy han dejado de escribir una vida.

Rescatado de mi blog en ya.com

martes, 20 de junio de 2006

EL SEMBRADOR DE OTOÑOS


Allí, en la copa de un árbol me encontré con aquel extraño esparciendo hojas muertas a los cuatro vientos.

Hosco, con cara de pocos amigos, sombrero de copa y un traje raído. Mantenía un equilibrio imposible sobre la frágil rama, balanceándose como un tallo a punto de quebrar.
Parecía no importarle la altura, con la mirada extraviada en sus manos lanzaba sus hojas con gesto firme y severo.
- ¿Qué haces?- me atreví a preguntar.
Sin mirarme si quiera, sin dejar su tarea, me contestó con voz rancia y cansada, – Siembro el Otoño.
Mi carcajada paró en seco su trabajo. – Tú estás loco ¡ Pero si es primavera!
Me miró con desprecio y sonrisa cínica.- Pobre infeliz ¿Qué harás cuando llegue mi hermano el Invierno? Cuando hielen tus huesos, lluevan tus ojos, se nuble tu mente, nieve en tu pecho y plague de tormentas tus recuerdos. Dime, ¿te burlarás entonces?
El viento arrastró la hojarasca formando una cortina entorno al hombre. Me alejé con prisas, sintiendo un galope en el pecho, como el tictac de un reloj implacable.
Corrí hasta el borde del tiempo y allí, frente a mi vida, descubrí las primeras hojas muertas de mi otoño.



P.D.A veces no valoramos lo que tenemos por pensar que siempre estará ahí, y solo cuando te das cuenta de que lo puedes perder, le das el lugar que ocupa en tu vida.
Ayer mi madre pasó la noche en el hospital. No podía recordar la última vez que le dije "te quiero". Solo veía todos esos momentos en los que pude hacerlo y no lo hice.
Miramos tanto lo que nos falta que no disfrutamos de esos regalos que la vida nos da.



25 de JUNIO


Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 18 de junio de 2006

A VECES


Excoriaciones de tiempo abren heridas sangrando recuerdos antiguos.
¿Por qué duele lo viejo, si ya no hay corrientes que muevan molino?

Hay días que tengo la sensación de ver mi vida por primera vez, como si fuera una completa desconocida. A veces no me gusta.
Esos días, en los que despierto con legañas de tiempo gastado pegadas en la mirada, soy una anciana acabada andando sus últimos pasos.
Volver a nacer resulta cansado.
Otras, descubro un revuelto de trenzas y hoyuelos, sucias rodillas y el chapoteo de unos pies descalzos en un charco. Una Quijote de lanza en mano, jamelgo huesudo y una sonrisa por escudo.
Y pienso en cuantos gigantes de ayer y de hoy lidiaré por el camino.
Rescatado de mi blog en ya.com

jueves, 15 de junio de 2006

PIENSALO


Se que es una tontería, que miles de personas lo hacen a diario. Pero hace dieciocho años que yo no podía. Primero por la medicación para un foco irritativo, luego no me dejaban por estar baja de peso.
Hoy pude donar sangre.
Y mientras lo hacía pensaba en hace unos meses, cuando mi padre sufrió una hemorragia digestiva que le llevó a la UCI y el altruismo de donantes anónimos le salvó la vida.
Ya ves, veinte minutos de tu tiempo se convierten en años para otra persona.
Cuesta poco ¿verdad?



P.D.Confieso (ahora que no me oye nadie); prefiero ser yo quien maneje las agujas. Manías mias...

Rescatado de mi blog en ya.com

martes, 13 de junio de 2006

POR MI QUE NO QUEDE

Digo yo, que visto lo visto y con los tiempos que corren, o te radicalizas o no eres nadie. Si eres de derechas debes seguir la máxima del no porque no. Si lo tuyo es la izquierda tendrás que tragar con los pactos adquiridos para poder gobernar, sonriendo a ser posible. Si comulgas con la iglesia, denostarás a tu vecino gay, por más que sepas que es buena gente. Y si tu fe es musulmana mirarás con desprecio a los infieles, aun que tus hijos y los suyos jueguen juntos en el parque.
La mente abierta y el criterio propio están démodé. El problema es que yo no encajo en ningún perfil Ultra por más que me empeñe. Así que he decidido montarme mi propia yihad o cruzada andayera y he hecho una Lista negra de Objetivos a perseguir.
El primero primerísimo es Newton (dos velas negras para él). Que ya se podía haber comido tranquilamente la manzana y olvidarse de la gravedad. Así no tendría que andar yo preocupada por tener un culo tobillero.
El segundo puesto se lo lleva el sádico perverso que inventó el Euribor (lo siento, no se quien es. Mi incultura no tiene límites, como su mala leche). A este no le basta dos velas, dos cirios pascuales por lo menos y un arsenal de agujas en su cabeza.
En tercer lugar pongo a los estrógenos, esa hormona loca que me convierte mensualmente en la novia de Chuckie. ¿Os habéis fijado en el anuncio ese en el que sale Miss-sonrisas-profident diciendo- Tengo la regla, y me encanta ser mujer? La mataría. Sí, ser mujer es lo mejor que me ha pasado en la vida, por veinte mil razones excepto por esa. Fíjate tú si soy rarita, que no me hace feliz hincharme como un botijo ni que me duela la barriga.
La moda Fitnes es el cuarto elemento. Vamos a ver, trabajo doce horas y se supone que debo encontrar tiempo y ganas para someterme a tortura voluntaria en el banco de abdominales, la bicicleta elíptica y las mancuernas. Pues va a ser que no.
Y para acabar, de momento, reservo el quinto puesto para los petardos y petardas que viven de contar con quienes se acuestan, a los buitres que los entrevistan, y a los morbosos que dan coba a semejante esperpento. ¿Y a mi qué me importan las cornamentas ajenas? Bastante tengo yo con cuidar de no llevar una.
En fin, supongo que mi lista podría ser mucho más larga. Aceptaría sugerencias, pero ahora que soy radical no puedo entablar diálogo. (Leches, estoy empezando a parecerme a un señor con barbas, político, que cecea un poco al hablar)

No hagas lo que veas, sino lo que sientas.



P.D.Pero que mal se me da ser UltrAndaya. Con la mala leche que tengo y siempre encuentro una razón para hablar las diferencias. ¿Sería tan difícil que lo intentáramos todos? Por mi que no quede.

domingo, 11 de junio de 2006

DAME UNA RAZÓN


Dicen que hablo con las manos y con la mirada.
Buena estrategia cuando no encuentro palabras.

Estas últimas semanas han sido agobiantes. Tenía la sensación de vivir para pagar. Ya sabéis, esos meses en los que el noventa por ciento de tu correspondencia son recibos y se te acaban yendo las ganas de abrir el correo. Coincidió con un aumento de pacientes por día, en una época que tradicionalmente siempre es más tranquila. Para acabar de arreglar el panorama, una de las entidades para las que trabajo, está en plena fusión con otra y no he podido escaparme de entrevistas, reuniones, visitas... Me desesperan estas cosas. Soy una médico "a pie de paciente", una "todo terreno" totalmente inútil para cuestiones que se salgan fuera de mi consulta.
Así que llegué al punto de sentir que mi vida era el trabajo y que trabajaba para pagar mil facturas que salían como setas en mis cartillas.
Dormía mal, tenía en mente a un joven paciente que había ingresado y cuyo proceso diagnóstico se había complicado. No conseguía desconectar ni en mi casa y una mañana acabé llorando en el coche, pensando si tal vez me había equivocado escogiendo mi vida.
Ya en el centro, empecé con mi consulta. A media mañana más o menos, me llamó mi compañera de admisión. Me pidió que saliera urgentemente. Mecánicamente, me calcé el fonen al cuello y salí corriendo. Nunca sabes lo que te espera. Sobre el mostrador de admisión, había una enorme cesta de frutas (la más bonita que vi jamás) y una tarjeta que decía:

Porque aun quedan personas como tú
por las que merece la pena seguir creyendo
en la profesión médica.
Mil gracias.
Fdo: V (mi paciente del hospital)

Todos mis pacientes en la sala de espera me miraban sonriendo. Y yo, a punto de llorar, recordé de nuevo la razón por la que me levanto cada día para ir a trabajar.
No tiene nada que ver con las facturas.



P.D.Lo de...Hacienda somos todos... va a ser que es verdad. Vamos, que a mi me tratan ya como de la familia. La madre que los...

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 4 de junio de 2006

POLÉMICAS DE TETRABRICK


¿Dónde está el límite entre el respeto a una fe y la libertad de expresión?

Hoy me he tropezado con esta imagen en la red. No es espectacular, ni siquiera reciente, pero me llamó la atención inmediatamente. No se exactamente lo que quería transmitir el fotógrafo, y pese a el evidente paralelismo con la crucifixión cristiana, en absoluto le di un sentido religioso y mucho menos antirreligioso.
Más bien pensé en la mujer como icono de maternidad y en el sacrificio voluntario y desinteresado que esta supone. Al igual que la figura de Jesucristo ofrece su vida por la salvación, la mujer expone la suya por la vida en si.
Esa fue mi lectura, no vi ofensa, ni parodia, ni nada irreverente. Muy al contrario, me pareció una imagen audaz y expresiva.
Pero claro, partimos de la base del respeto. Es evidente que la suciedad se aloja en los ojos que miran, más que en lo que se muestra. Y sino fijaros en el sarao que se ha liado con el ya cansino Código Davinci. Una novelita perfecta para un viaje largo. De esas que no puedes dejar de leer pero que con toda probabilidad no volverás a coger en tu vida. Tiene todos los ingredientes, acción frenética, personajes planos a los que no tienes que entender, ni si quiera intuir, y un misterio por resolver. Si a eso le añadimos un poco de polémica y tintes cardenalicios de fondo, ya tenemos un betseller calentito y a punto de ser servido.
Pero con la iglesia hemos topado. Ellos solitos han convertido una novela de misterio y ficción en una especie de Necronomicon, una herejía contra la que hay que luchar.
Tal vez no se han parado a pensar, que con esa cruzada absurda y sin sentido están validando de alguna forma lo que empezó en el terreno de la ficción.
No voy a dar direcciones de las webs que me he tropezado, donde se invita a la ”lucha” contra la novela y la película. No, estaría cayendo en su juego. Pero no puedo dejar de decir, que al leer a esa gente radicalizada hasta lo absurdo, no pude evitar imaginármelos vestidos con túnicas, aborregados entorno a un director espiritual al más puro estilo sectario.
Me pregunto cómo se puede pedir respeto cuando se vive sin admitir otras creencias, estilos de vida o condición sexual.


P.D. Soy creyente, por convicción y educación. La vida me puso en el camino experiencias directas de Dios. Y eso, es algo muy personal que no es discutible. Creo porque así lo siento y punto. Pero jamás trataría de imponer esa fe a nadie, en principio porque es una opción intransferible, pero sobre todo por RESPETO.
Y si algo he aprendido con todos estos derrapes es que la fe es una cosa y la iglesia otra.

Rescatado de mi blog en ya.com

miércoles, 31 de mayo de 2006

REFLEXIÓN O DEMAGOGIA

Estos días estamos asistiendo a algo tan curioso como lamentable; la crónica de una muerte en directo. Un enjambre de periodistas sitiando una vivienda privada y haciendo preguntas estúpidas de respuesta obvia. Y yo me cuestiono, hasta qué punto el derecho a la información justifica la vulneración de un momento tan íntimo como es la muerte.
Escucho justificaciones vergonzosas a esta actitud. “Ellos han vendido siempre su vida, fomentando el interés del público. Cosechan lo que sembraron”. Y con esto, se lavan las manos al más puro estilo Poncio Pilatos.
No voy a opinar sobre las personas que deciden poner precio a su privacidad, allá cada cual. Pero sí me preocupa el interés morboso que las miserias humanas despiertan en eso que llaman audiencia. Me cabrea que las miles de personas que sufren la misma enfermedad, asistan indefensos al seguimiento ”reality show” que se está haciendo de la misma. Y sobre todo, me asusta que esta noticia tenga más repercusión social que la muerte de cinco mil personas en un país ya devastado.
Ya no se si el problema es la televisión-basura/radio-bajera, con sus periodistas justificados por la ¿libertad de prensa?, o una conciencia colectiva hipócrita y enfermiza.
Reflexión o demagogia. Tú mism@.


P.D.No se si recordais a Samira, la hija de mi colega cardiólogo. Hoy hace un año de su desaparición. Ni siquiera me he atrevido a preguntarle a Kamel por simple respeto. No imagino lo que se puede sentir cuando estás muriéndote por dentro y un desconocido te pregunta, micrófono en mano, cómo estás.

Rescatado de mi blog en ya.com

EL ORGULLO, EL JABÓN Y LA MADRE QUE ME PARIÓ


Orgullo vs dignidad

Muchas veces confundimos estos conceptos. La dignidad es mantener una postura, fiel a tus principios y a tu forma de ser. El orgullo es obstinarse en algo aun por encima de tus propias ideas y deseos.
¿Qué por qué me dio por pensar en estas tonterías? La culpa la tiene la ducha. Justo a mitad me quedé sin jabón y tenía dos opciones; o remataba la faena con champú o me tragaba el orgullo (y un sermón de paso) y pedía ayuda.
Así que me comí con papas el orgullo y todo lo digna que pude le grité a mi madre, - ¡¡ Mamá, tráeme el gel !!.
Queda pendiente un próximo post: Madres vs yatelodije



TERREMOTO INDONESIA
La cifra de muertos supera ya los 4.600, hay más de 20.000 heridos y se estima que unas 100.000 se han quedado sin hogar. En un país diezmado por el devastador sunami de hace dos años, la desgracia se ceba de nuevo con los más débiles. Se que la solución definitiva pasa por decisiones gubernamentales, pero sería cobarde no ver lo obvio; ellos nos necesitan ahora. A ti, a mí, a todos nosotros.

Rescatado de mi blog en ya.com

jueves, 25 de mayo de 2006

25 DE MAYO

No importa el tiempo

Rescatado de mi blog en ya.com

martes, 23 de mayo de 2006

CEGUERA MUDA


Con la garganta expuesta y una historia prendida en la voz,
como palabras mudas que preferiste ignorar.
¿Para qué contar sino quieres oír?

Con la mirada oculta y un vacío cosido en la piel,
bebo sorbos del silencio que no lograste romper.
¿Para qué mostrar sino quieres ver?



P.D.Estaré unos días sin PC. Tengo el portátil pasando la ITV y no es cuestión de irme de okupa al fijo.
Nos vemos.

Rescatado de mi blog en ya.com

sábado, 20 de mayo de 2006

EL GRITO

Hoy me he leído y he sentido nostalgia de mi misma. No se cómo ha sucedido pero me he ido perdiendo por el camino. Gastando una parte de mí en cada paso, dando de manera inconsciente el cien por cien sin importar la validez de la lucha. Entre lágrimas secas, no vi lo mojadas que estaban mis ganas de sobrevivir. Y esa humedad salada ha ido pudriendo ilusiones y motivos. Apenas me queda un sueño casi caduco para justificar seguir respirando.
Alguien que conoce muy bien las miserias humanas, me dijo que yo había nacido para ayudar a la gente. Y me pregunto cómo puede ser que tantas personas encuentren alivio en mi mano y yo sea incapaz de vivir, simplemente vivir.
Está bien, lo acepto. Acepto lo que soy. No tengo fuerzas ni motivos para seguir nadando contra corriente. Sólo espero que pase pronto, como un mal sueño, y pueda despertar de esto que para algunos es la vida.
No me quejo, cada cual tiene su historia y se muy bien que cada persona esconde un drama. A veces solo me hace falta leer un par de líneas de vuestros post para reconocer la soledad y la angustia. Veo miedos ocultos en miradas seguras y tranquilas. Un solo gesto me habla de una pena que simplemente se tolera. Una palabra y saltan por los aires los muros de contención, vomitando ese peso que te aplasta las ganas. Yo escucho. Consuelo. Simplemente hago entender que estoy ahí, que el camino no es solitario.
Luego yo tengo que arrastrar mis propios baúles y ya no tengo fuerzas para moverlos.
Me cansé de andar.
Me cansé de hablar.
Me cansé de mojar mis lágrimas secas.




P.D.Y con este post paso a engrosar la lista de los Boboblogs, diana favorita de las críticas de los Masters del Cyberespacio. Sinceramente, me la suda.
Ya no escribo para nadie.
Ni siquiera para ti.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 7 de mayo de 2006

LOS NUEVOS DIÓGENES

No me refiero al síndrome clásico descrito en los años setenta. No.
El nuevo Diógenes no acumula basura ni vive en la miseria. No es necesariamente un anciano, no descuida su higiene ni está desnutrido.
El Diógenes al que me refiero almacena recuerdos y sentimientos que invaden su vida hasta desahuciarle de si mismo. Vive con todo su pasado, haciéndolo presente hasta bloquear su capacidad de vivir el ahora. Lo más triste es que no puede disfrutar de su propia historia, solo sufrirla. Porque esos recuerdos, esas vivencias andan dispersas en su mente de un modo caótico. Y sin darse cuenta, empieza a almacenar experiencias ajenas, sufrimiento de otros, sentimientos extraños. Sin defensa frente a la "basura" de terceros, carga con culpas, rencores y penas que no le corresponden. Hasta quedarse sin espacio. Hasta asfixiarse. En un estado de extrema soledad y aislamiento social autoinducido.
Le da miedo deshacerse de nada, limpiar o guardar porque ya no se reconoce. Y teme, que si le da a cada vivencia su lugar, no sea capaz de verse a si mismo cayendo en el olvido, sin darse cuenta de que cuanto más acumula, más se distorsiona lo propio. Menos espacio queda para esos recuerdos que en realidad son su propia historia.
Así somos los nuevos Diógenes.


A veces, es difícil desprenderse de la piel.



TE QUIERO MAMÁ

Rescatado de mi blog en ya.com

lunes, 1 de mayo de 2006

ZOZOBRA


Pongo estos seis versos en mi botella al mar
con el secreto designio de que algún día
llegue a una playa casi desierta
y un niño la encuentre y la destape
y en lugar de versos extraiga piedritas
y socorros y alertas y caracoles.

BOTELLA AL MAR
M. Benedetti




P.D.Lo que siento, mejor no lo escribo. Cuando esto ocurre, siempre me quedan los grandes que cuentan infinitamente mejor que yo.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 23 de abril de 2006

UN HOMBRE Y DOS DESTINOS


Caminó calzando la desgana, cubierto de temor, manchado de miedos.

Un macuto cargado de ausencias, cuánto pesaban. Los bolsillos vacíos de esperanza, sus ojos huecos de mirada plana y unos pasos marcados por la inercia.
Sin meta, sin dirección ni sentido. No importaba el trayecto, simplemente caminaba.
Ni día ni noche, ni hoy ni mañana, y un ayer que quemaba.
Perdía identidad en cada huella, dejando de ser recordando quién era. Enflaquecido de ilusiones, hambriento de razones, descarnado de vida y los huesos huérfanos de alegría.
Sus pasos colmaron el tiempo y se varó en el vértice donde el camino bifurcaba en dos sentidos. Un duro ascenso y una caída en picado.

¿Qué dirección tomar cuando no existe un destino?


Audio: El niño de tus ojos de Rosario.



Lo sientoQuise hacer un regalo, y acabé llorando.
Quise ayudar, y solo conseguí repartir lágrimas.
Ojalá.



25 DE ABRIL

Rescatado de mi blog en ya.com

viernes, 21 de abril de 2006

HAY MOMENTOS


En los que desearía tener esta opción.

Y todavía no tengo claro si sueño con vivir en la Luna o simplemente escapar de este mundo.

Audio: Rescato I’m calling you



P.D.No estaría mal ¿verdad?. Aun que solo fuera un ratito.
Tened mucho cuidado este puente. Ya son demasiados los que faltan.

Rescatado de mi blog en ya.com

miércoles, 19 de abril de 2006

PASO PALABRA

Con la "B": Animal en celo, con sobredosis de testosterona y dieta de lactante...
···

Seis y media de la mañana. P y yo nos cruzamos con un grupo de adolescentes. Habla un borrego con cara de acné, el más insolente.
él: ¿De donde salen dos chicas tan guapas a estas horas?
(desde las 9 de la mañana en PortAventura y al final de una noche de fiesta y copas, podíamos estar divinas de morirse... de morirse del susto, claro.)
yo: No salimos, entramos. Entramos al hotel a dormir.
él: ¿Solitas? No puede ser, yo tengo la solución. Aquí tenéis a 8 hombres (yo suelto carcajada) disponibles a elegir el que más os guste.
yo: Anda mira... como un todo a cien.
Ahí ya se cabrea.
yo: Pues va a ser que no. Buenas noches.
Ya se pone borde.
él: Entiendo que dos mujeres de vuestra edad ya no aguanten como antes.
yo: (sacando uñas) Y yo, lo que no entiendo, es como a la tuya no estás en la cuna con el pañal cambiado. Anda, tira para tu casa que mamá debe de estar de los nervios.
P muerta de risa. Yo como un pomelo agrio.
él: Qué sosas sois, aun que reconozco que para vuestra edad os conserváis muy bien (insiste).
Yo: Qué lástima porque tú, para la tuya, estás hecho un trapo.
Aquí ya giramos hacia el hotel. Y entonces, otro de ellos me grita;
¡Que soy virgen!
yo: Pues mira que bien, aprovecha la semana santa y sal de paso como Macarena.
Ya en el hotel, me disparé yo solita y P lloraba de la risa cuanto más animal me ponía. Pero es que me dieron asco y rabia. No salgo nunca "de busca" ni doy esa impresión. Más bien parezco casi siempre autista y más de una vez me han dicho que voy de sobrada por la distancia que marco, así que esto me pareció de lo peor. Que yo recuerde, a su edad era de otro modo. Pelín menos impresentable.
Al parecer, es práctica habitual en determinadas zonas turísticas, que los niñatos de diecitantos veintipocos anden a la caza y captura de treintañeras para sexo fácil. Pero a mis treinta y siete años, prefiero la carne bien hecha. La vuelta y vuelta la dejo para los famélicos (eufemismo de muertos de hambre).

¿No tenéis la impresión de que esta semana todos los días son Lunes?



P.D.Cuando entré en PortAventura y vi a un Pájaro Loco de tres metros de alto… me quedé clavada en el suelo, se me cayó la mandíbula, los ojos abiertos a lo Betty Bo y, si no me para P de un codazo, empiezo a palmotear dando saltitos como una histérica. No me había sentido así desde que era peque y en Navidades mis padres nos llevaban a la feria. Sin duda, es un lugar con magia.

Rescatado de mi blog en ya.com

miércoles, 12 de abril de 2006

CICATRICES

R llamó ayer al centro para concertar cita. A la pregunta sobre el motivo de consulta contestó; Soy bulímica.
Acudió esta mañana, vestida de timidez y con un algo en la mirada que me resultaba extrañamente familiar. Muy joven, con retales de adolescencia todavía prendidos su piel y una necesidad asfixiante de hablar.
Y me habló. Me contó el infierno de un año de continuas vomitonas, de atracones y mentiras, de desmayos y sentimiento constante de enfermedad.
-¿Para qué?- Esta pregunta la desarma, siempre esperan un ¿porqué?.
-Para adelgazar.-Respuesta obvia, supongo.- Engordé mucho, me dejé y todo el mundo, mis amigas, me decían lo gorda que estaba.
Es entonces cuando entiendo que su trastorno va más allá de la bulimia, que esta es simplemente un síntoma que empezó mucho antes de ese último año.
-R, ¿y por qué te dejaste? ¿porqué empezaste a comer con compulsión?-Percibo su lucha. Se acerca al punto al que no quiere llegar y decido ayudarla.
- Verás, hay dos mecanismos que originan una compulsión alimentaria. Uno es el compensatorio; la persona suple con comida las carencias, casi siempre afectivas. El otro es un mecanismo punitivo. La persona come para sentirse mal y así justificar un dolor previo del que no quiere o no puede ver la causa. Se castiga de este modo.
-Pues entonces… debía comer por la falta de cariño. Verás…
Respiro, se que hemos llegado al origen.
-Tenía un novio. Un novio que me pegaba palizas. Lo denuncié.- Se apresura en aclarar.- Siempre me decía lo gorda que era, que estaba conmigo por lástima, que yo no podría atraer a ningún hombre.
- Y tú le creíste y comiste para ser lo que él te decía que eras.- La veo tan vulnerable, tiene tanto miedo dentro.
-Tenía diez y seis años, fue mi primer amor. ¿cómo puede seguir afectándome después de seis años? ¿ Esto puede haberme hecho enfermar de bulimia?
Su bloqueo llega a tal extremo que no ha sido capaz de ver durante todo ese tiempo su caída en picado.
-R, la bulimia es solo un síntoma. Tú enfermedad es otra. Eres una víctima de malos tratos y de algún modo, aun que ese engendro esté fuera de tu vida, cada vez que te metes los dedos para vomitar, estás permitiendo que siga abusando de ti, haciéndote daño. Cada vómito es como si él te volviera a golpear.
El resto de la entrevista me la reservo. Para vosotros R es anónima, pero para mi no.
Mucha gente piensa que los trastornos alimentarios son problemas de espejo. Que estos enfermos son gente superficial que se deja morir por una cuestión estética. Lamentablemente yo se que no, que en la mayoría de los casos sólo hay que rascar el barniz para destapar situaciones como esta.
Me lo he tropezado tantas veces, demasiadas.

P.D. Curamos las heridas, pero con frecuencia olvidamos las cicatrices. Estas pueden ser tan dolorosas como la propia herida.

Rescatado de mi blog en ya.com

viernes, 7 de abril de 2006

CUESTIÓN DE PERSPECTIVA


Hoy es uno de esos días con puntito cabra loca. Me explico; tras diez horas de consulta con un nivel de adrenalina tres palmos por encima de mi cabeza, acabo en mi coche con las coronarias enroscadas en la palanca de cambios e hiperventilando como si fuera a parir.
Los casos del día me pasan a toda velocidad por la mente hasta que mi ojo de la ciencia empieza a bizquear. Es entonces cuando pienso- ¡Basta ya! – y paro un momento en el arcén para desenroscarme el sentido común y guardarlo en el bolso junto a las coronarias hechas un ovillo. Sigo repasando la jornada, pero con una perspectiva bien diferente.
Y se me ocurre pensar que tal vez debería cambiar mi bata blanca por otros atuendos, según el paciente.
Para Carmen me pondría un delantal y unos guantes de pescadera. Ella es una mujer risueña de la que nunca sospecharías el calvario pasado con la enfermedad de su marido. Siempre viene a por recetas.
-¿Qué va a ser?- le digo ya en tono de guasa. Se ríe mientras saca el talonario de su bolso.
- A ver, ponme dos de Sandimun, una de Fero Gradumet y tres de Pectox lisina.- Yo no doy abasto firmando y rellenando las recetas- Es que de ese tomamos todos; las niñas que fuman, ya sabes… Ah, y me vas a poner también otra de xazal que la pequeña ya me anda con las alergias.
- ¿Y no quieres cuarta y media de ibuprofeno? Que ha entrado bien fresco y lo tengo de oferta…
Con Pepa, me crecerían las melenas hasta la cintura; llevaría un pañuelo cíngaro, de esos con monedas, en la cabeza; falda de colores hasta los pies y grandes aros en las orejas.
Entra con el miedo en sus ojos, y esa expresión de quiero saber pero no me lo digas. Se sienta y me entrega sus analíticas.
-No me ocultes nada, dime lo que ves.- Me imagino a mi misma con aspecto de pitonisa, mirando esos papeles en vez de una bola de cristal. Pepa está bien, pero vive angustiada con la posibilidad de sufrir una enfermedad grave.
- Veo que no me has hecho caso y sigues sin comer carne.- Ella abre mucho los ojos.- ¿Y tú como lo sabes?- me pregunta.
- Me lo dice tu hematocrito. Los glóbulos rojos no me engañan…
Con Luís me tendría que vestír de Gurú de la tribu tirando a Chamana. Siempre tengo que negociar los tratamientos con él.
-¿Y estás segura de que el antibiótico es imprescindible? Es que a mi los medicamentos… como que no.
-Mira,- le contesto con los ojos en blanco- cuando salga el master de curación por imposición de manos, te juro que lo hago. Pero hasta entonces, solo te puedo tratar esa bronquitis con fármacos.
Para Valeria, si pudiera me convertiría en una nube de algodón de azúcar. Es una ardillita de tres meses, todo cachetes llenos de hoyuelos cuando sonríe. Reconozco que cuando sus padres vienen a consulta, no les hago ni caso hasta que no he cogido a la peque y me la he comido literalmente a besos. Ellos lo tienen asumido y me dejan hacer.
Y así, entre trapito y trapito, llego a casa con la carita de Valeria en la memoria, borrando en parte la angustia de Rosa cuando la he remitido a oncología.

No lo puedo evitar, me vista de lo que me vista, son mis pacientes y forman parte de mi vida.


Audio: Hoy algo tranquilito, para relajar los ánimos. Wishing on a star de Maysa



P.D.Hice de mi vocación mi profesión, y esta se convirtió en mi vida. Frivolizar de vez en cuando consigue que mi vida no sea exclusivamente mi trabajo. Porque debajo de mi bata blanca hay una persona. Aun que a veces pesa tanto que lo olvido.
Y el Jueves… a Salouuuuuuuuuuuu

Rescatado de mi blog en ya.com

martes, 4 de abril de 2006

SIMPLEMENTE


En ocasiones tengo la sensación de no entender las cosas que me pasan.

Las reacciones de la gente que me rodea me sorprenden, y el desenlace de determinadas situaciones me coge por sorpresa como si me hubiera perdido un capítulo de mi propia historia. Es entonces cuando me planteo que tal vez sea insuficiente la honestidad y el ir de frente. De alguna manera, las personas siempre te interpretan. Sacan conclusiones más allá de lo que ven y de lo que hay. Te adecuan a sus esquemas creando un personaje en torno a ti.
Siento no responder a las expectativas.
Soy simplemente yo, y eso es algo que ni quiero ni puedo remediar.



P.D.Mis silencios no son respuestas, más bien son preguntas.
No puedo hablar. Es lunes, debe de ser eso.

Rescatado de mi blog en ya.com

sábado, 1 de abril de 2006

UNA PAUSA


Echo de menos aquellos días en los que podía parar y disfrutar de mi entorno. Observar a la gente paseando, abstraídos cada cual en su mundo. Sin prisas, sin meta fija, caminando por el simple placer de caminar. Ver a los perros en el parque armando la de dios en la arena, jugando a cazarse sin más preocupación que hacer felices a sus amos.
Verás, soy de ese tipo de personas que se sufren en silencio (eso es, como las almorranas).
No, no te rías que no tiene ninguna gracia. Te bastarían un par de días a mi lado para darme la razón. Una tremenda despistada.
Y sin embargo, percibo pequeños detalles que generalmente pasan desapercibidos. No me preguntes de qué color son tus ojos, qué ropa llevas o cuando es tu cumpleaños. Seré incapaz de responder. Pero recordaré perfectamente tu estado de ánimo, a qué olías, cómo suena tu risa.
Quizás por eso mi visión del mundo es algo distinta y necesito tiempo para captar los matices.

Extraño poder mirar la vida a través de mis ojos sin filtrarla por un reloj.



P.D. Tal vez me equivoqué al aceptar una tercera consulta. Mis días son de vértigo, siempre corriendo, siempre con prisas y la sensación de llegar tarde a todo. La verdad es que soy una mujer bastante simple, disfruto con las pequeñas cosas. Pero hasta estas requieren tiempo.
En fin, las Pascuas están ahí y yo me voy a PortAventura (derechita al DragonCan. Me van a tener que sacar con espátulas). Si alguien conoce el parque y sabe de una atracción más salvaje, acepto sugerencias.

Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 26 de marzo de 2006

EN OCASIONES VEO MUERTOS


Normalmente convivo con gente que respira. Pero a veces me visitan fantasmas del pasado.

Y no es que me moleste, soy una persona muy hospitalaria. Pero me aturden, sobre todo cuando coinciden varios y empiezan a discutir. Arman un ruido insoportable, difícil de describir.
Yo me quedo callada y observo cómo el tiempo y la muerte no les ha cambiado en absoluto. Si acaso, les ha perfilado en sus miserias. Siguen invadiendo un espacio que no es suyo, paseándose por mi salón como si fuera su casa.
Todos opinan, todos creen tener derecho a decidir.
Miro el reloj y sonrío. Porque eso es algo que ellos no tienen; Tiempo. Lo agotaron intentando dirigir mis pasos y aun no entienden que ya no es así.
Les oigo enzarzarse entre ellos, como alimañas disputando una presa. El perverso intenta dominar a la amargada, la injusta calumnia al cruel, el egoísta agrede a la miserable.
Abro la puerta y respiro. Vuelvo a sonreír; yo estoy viva, aun tengo la capacidad de vivir mi vida como yo elija. Y eso es algo que ellos no cambiarán ni con todo el ruido del mundo.



P.D.Que nadie se asuste, que es alegórico. Un poco loca estoy, pero aun no me he liado un turbante en la cabeza para hablar con la ouija.

Rescatado de mi blog en ya.com

sábado, 25 de marzo de 2006

DICEN QUE

En los momentos de crisis,solo la imaginación es más importante que el conocimiento.




25 de Marzo