sábado, 1 de abril de 2006

UNA PAUSA


Echo de menos aquellos días en los que podía parar y disfrutar de mi entorno. Observar a la gente paseando, abstraídos cada cual en su mundo. Sin prisas, sin meta fija, caminando por el simple placer de caminar. Ver a los perros en el parque armando la de dios en la arena, jugando a cazarse sin más preocupación que hacer felices a sus amos.
Verás, soy de ese tipo de personas que se sufren en silencio (eso es, como las almorranas).
No, no te rías que no tiene ninguna gracia. Te bastarían un par de días a mi lado para darme la razón. Una tremenda despistada.
Y sin embargo, percibo pequeños detalles que generalmente pasan desapercibidos. No me preguntes de qué color son tus ojos, qué ropa llevas o cuando es tu cumpleaños. Seré incapaz de responder. Pero recordaré perfectamente tu estado de ánimo, a qué olías, cómo suena tu risa.
Quizás por eso mi visión del mundo es algo distinta y necesito tiempo para captar los matices.

Extraño poder mirar la vida a través de mis ojos sin filtrarla por un reloj.



P.D. Tal vez me equivoqué al aceptar una tercera consulta. Mis días son de vértigo, siempre corriendo, siempre con prisas y la sensación de llegar tarde a todo. La verdad es que soy una mujer bastante simple, disfruto con las pequeñas cosas. Pero hasta estas requieren tiempo.
En fin, las Pascuas están ahí y yo me voy a PortAventura (derechita al DragonCan. Me van a tener que sacar con espátulas). Si alguien conoce el parque y sabe de una atracción más salvaje, acepto sugerencias.

Rescatado de mi blog en ya.com

1 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
Bonita foto, parece desierto, un lugar al cual le haría bien una sola de tus lágrimas aunque sean secas, tal y como dices, él percibiría ese algo más, y haría florecer vida, por pequeña que fuera.
Jordi Sábado, 1 Abril 2006 18:15

Dime:
Bueno a la pregunta, ya está respondida, a mi el Dragón me dejó más mareado que otra cosa, claro que fueron tres sin parar, todo un récord, seguro que nadie lo hizo sin levantarse del asiento (no dejan).

Y sí, no debiste pero... qué se le va a hacer. Sólo espero y lo harás, aquello que dijiste.

Petonets
Jordi Sábado, 1 Abril 2006 18:14