sábado, 30 de abril de 2005

A TI

Audio: Suit nº3-Bach


A ti, que pusiste cerrojos a tu infancia para ofrecerme la mía.
Tú, que llenaste mi alma de cuerpo dando forma a mi vida. Que soñaste mi nombre dibujado en el brillo de unos ojos negros, tan cálidos como tus manos.
Que me enseñaste a mirar el mundo con la cabeza alta y el orgullo bajo. Sin miedo a los miedos. Sin bandera blanca que ofrecer a mis días.
Tú y tu fuerza que templa mis pasos a golpe de apoyo y cariño.
Tú, mi mar privado que me pariste en oleaje incansable desafiando al mismo Tiempo. Que fuiste mi alimento, mi cuna, mi universo.
A ti, mamá.
Rescatado de mi blog en ya.com

miércoles, 27 de abril de 2005

martes, 26 de abril de 2005

LA ALAMBRADA

A veces siento como si mi tiempo estuviera ya invertido. Como sino pudiera escoger mi camino y mis pasos estuvieran marcados de antemano. Es asfixiante.
A medida que asumo responsabilidades, pequeños nudos sujetan mis días, como un vendaje rígido que inmoviliza mi vida. Y sin embargo son elecciones mías. Esos lazos fueron ayer metas, sueños llenos de ilusiones que dibujaban mi futuro. Será que hoy es ya mi mañana y estoy llegando donde me soñé. O tal vez es que no dejo de soñar y no me siento tan ligera con las medallas de cimas conseguidas.
A lo mejor no son ligaduras lo que siento, sino asideros, apoyos que dan firmeza a mi andar.


Piensa que la alambrada sólo es un trozo de metal,
algo que nunca puede detener sus ansias de volar

Rescatado de mi blog en ya.com

sábado, 23 de abril de 2005

SAN JORDI Y LA ROSA

Tal vez conozcáis la leyenda de San Jordi. Fue un soldado romano que luchó contra un dragón para salvar a una doncella y a su pueblo. Cuando acabó con la bestia, donde cayó su sangre brotó un rosal, y la rosa pasó a ser el símbolo del amor y de la amistad.
Yo tengo mi propio San Jordi y también una rosa muy especial. Ambos enfrentan ahora mismo a un monstruo brutal y despiadado. Pero no tengo la menor duda de que ganarán la batalla.


A mi caballero y a mi dama, feliz día.

Felicidades a todos los Jordis, Jorges y a todos los catalanes.

jueves, 21 de abril de 2005

EN UN GESTO


El cariño no es una emoción exclusivamente humana. La naturaleza nos muestra miles de gestos llenos de ternura. Guiños espontaneos que parpadean a su antojo.
Y sin embargo... cuanto nos cuesta a veces una simple palabra.
Pídela si la necesitas y yo no me doy cuenta.
Rescatado de mi blog en ya.com

domingo, 17 de abril de 2005

EL MUNDO DE LAURA

Audio: Thais- Meditation- Jules Massenet

Que todas las personas somos especiales, creo que a estas alturas de mi vida es algo que tengo bastante claro. Poca gente anodina me he tropezado. Es cierto que muchos andan con la la máscara puesta sin dejarse ver en realidad, formando legiones de gente clónica de comportamientos y respuestas gregarias. Pero a poco que te molestes en rascar el barniz, siempre acabas descubriendo a ese ser irrepetible y único que vegeta debajo. Buena o mala persona, depende, pero invariablemente distinto al resto de la humanidad.
Yo soy tremendamente afortunada, en serio. Estoy rodeada de personas que además de especiales poseen una calidad humana excepcional. No se si os habéis fijado, pero con frecuencia este tipo de personas no son conscientes de su valía.
Laura es mi amiga y compañera de trabajo. Laboralmente imprescindible para mí. Ella es quien gestiona mi agenda e impide que mi legendario despiste convierta la consulta en un caos. Una de las personas más eficientes que conozco. Pero no es eso lo que aprecio de ella.
A mitad tarde, si el trabajo lo permite, descansamos unos minutos y hablamos mientras nos tomamos un te o los “transgénicos” (así llama el jefe a las pastas integrales y la leche de soja). En estos meses hemos compartido problemas, alegrías, sueños y también lágrimas. Y poco a poco he ido conociendo a una persona extremadamente sensible y bondadosa, con carácter y genio, dulce y atenta con todo el mundo, y una habilidad especial para despertar ternura.
Ahora lo está pasando mal. Cosas de la vida, ya sabéis, gente que cuando debieran estar lo que hacen es dar la patada.
Ellos se lo pierden Laury. Yo sólo quiero decirte que tienes la mirada más limpia que conozco y que las personas que te queremos estamos más que orgullosas de tenerte en nuestras vidas. Tu familia, Manolo, esta loca que te escribe y muchísima más gente consideramos un privilegio tener cerca a alguien como tú. Así que sonríe de nuevo (y no te pongas muy roja cuando leas esto o te haré la puñeta una semana entera)
Eres como la melodía que escogí para ti. Al menos así te veo.

viernes, 8 de abril de 2005

QUE COSAS PASAN CUANDO LLUEVE

Desde que puedo recordar, siempre he tenido una visión muy iconográfica de la vida. Imaginaros; si me tropiezo con una vecina verborreica que me taladra el cerebro con historias ajenas que nada me importan, sin poderlo evitar, la veo como un loro parlanchín, con pico y plumas incluidas y de mis orejas salen dos chorros de vapor a presión a ritmo de pi-piiiiii.
Si tengo el día flowerpower, escucho el canon de fondo y hasta las plantas de plástico del hall de la clínica, florecen de repente.
Si, soy así de absurda. Pero hoy creo que toqué fondo y toda la culpa la tiene San Pedro (o Matías Prats, que esta mañana me aseguró que llovería). No se en vuestra ciudad, pero en la mía, la lluvia es un un drama. Los coches proliferan como champiñones y el panorama gris y crispado invita a abstraerse de todo. A mi eso me cuesta bien poco.
En medio de tremendo atasco me vino a la mente una película, Amanece que no es poco sino recuerdo mal. Surrealista por los cuatro cantones. Trata de un pueblo bastante peculiar, en plena posguerra. Entre otras curiosidades, las mujeres plantan a los hombres en el huerto y crecen como calabazas, el sol sale por poniente... Y me imaginé cómo sería mi trabajo en un lugar así.
Me ví en mi consulta y de repente flotando sobre mi cabeza, llevaba un triángulo luminoso con un gran ojo en medio. Símbolo de la ciencia… claro que me había cuidado de que la ciencia luciera una perfecta mascara de rimel en las pestañas. Que una es médico pero también coqueta (Maripilis es la palabra).
Mis tres ojos y yo llamamos al primer paciente.
Doña Hepateria Bilioso entra pañuelo en mano y con gesto compungido deja a su hígado sobre el escritorio.
(Mi tercer ojo fija su visión en el órgano)
-Doctora, no se que le pasa. Lleva desde ayer retorciéndose y sin querer comer. Mire que color tan feo- Hepateria es una mujer rubicunda y de baja estatura. Lo que le falta en talla le sobra en contorno.
-¿Como se llama su hígado?-le pregunto. Mi mala memoria para los nombres es antológica.
-¡Hepaterio como todos los de la rama de Villamarga!.- La pregunta ofende al parecer.
-Veamos que le pasa a Hepaterio.
Mi tercer ojo se ilumina y la consulta se queda en penumbras. El hígado de la señora se queda en medio de la mesa enfocado por un cañón de luz como si de un escenario se tratara. Y con mi ojo de la sabiduría, descubro a su esposa, Dña Colángia Petrosa, hecha una furia y rezumando bilis por los cuatro costados. Me cuenta que su marido lleva una temporada dándole fuerte al orujo y a los huevos fritos. Harta ya de tanto parrandeo, Colángia ha tapiado el acceso al lecho conyugal con un muro de piedras.
-¡Acabose Hepaterio!¿ A su edad y de francachelas?. O sueltas la botella y los huevos (mejor no pienso en como sonó) o te veo trabajando de paté de foie a jornada completa.
El pobre hígado me mira con resignación mientras le doy la dirección de un albañil de mi confianza a Dña Bilioso para que deshaga el tabique.
Los siguientes pacientes son una pareja de testigos de Jehová. Las malas lenguas rumorean que son algo más que amigos.
Oto Rin es un fornido alemán que más que cara tiene narices. Y tanto es así que para poder mirar tiene que ladear la cabeza, pues su apéndice nasal ocupa tres cuartas partes de su campo visual. Le acompaña Al Ergic, un joven americano de Missouri. Al es un tipo curioso, ni blanco ni negro, más bien a colores. Si si, como os lo digo; a colorines que van del rosa pálido al rojo bermellón distribuidos en ronchas por toda su piel.
Mi gran ojo, que algo de cotilla también tiene, no pierde detalle de nada y pronto se da cuenta de que cuando Oto estornuda, las manchas de Al suben su color y le provocan un picor insoportable.
-Lástima chicos, lo vuestro es un amor imposible- Cómo odio dar malas noticias.
-Pero doctora-Me dice Al angustiado- algo se podrá hacer. Tal vez en Houston…
Yo no quiero crear falsas expectativas pero me duele un final así cuando todo se hubiera evitado tomando precauciones.
¡Para qué están los antihistamínicos! …

Suena un claxon. Uy, es a mí. La cola avanza y me doy cuenta de que apenas he sido consciente de la mitad del trayecto. Estoy muy cansada, quizás deba tomarme alguna vitamina no se… Le preguntaré al gran ojo que todo lo ve.
Rescatado de mi blog en ya.com

lunes, 4 de abril de 2005

viernes, 1 de abril de 2005

EL ÚLTIMO PEREGRINO

Audio: Ave María

No soy especialmente religiosa. Mejor dicho, no lo soy en absoluto. Me eduqué en un colegio religioso y tal vez por eso se bien lo “humana” que puede llegar a ser la iglesia (entiéndase imperfecta, vulnerable y corrompible).
No comparto la ceguera binocular que mantiene frente a determinados problemas, ni su ostracismo empecinado en dar soluciones de fe a asuntos mundanos.
No entiendo su dedo acusatorio ni su condena revestida de poder divino mientras con voz pía predican que sólo Dios tiene capacidad de juzgar.
No alcanzo a entender el fervor a los iconos (no dejan de ser ídolos) cuando su propio Dios castiga la idolatría. Y mucho menos el merchandiser que organizan a su alrededor.
Pese a todo soy creyente porque la fe es de Dios y nada tiene que ver con la iglesia que pertenece al hombre.
Y hoy estoy triste.
Juan Pablo II nunca me dejó indiferente. Muchas veces me ha sacado de quicio con sus ideas arcaicas absolutamente reñidas con una realidad practicable. Otras, me admiraba la tremenda fortaleza que ese hombre expresaba en su entrega arrastrando su débil cuerpo por todos los rincones del mundo en un ejemplo de convicción en la fe.
Gesto firme que siempre dulcificó frente a los jóvenes y los niños. Mano firme que siempre tendió al anciano y al enfermo.
Y esté o no de acuerdo con su modo de entender la vida he de reconocer que ha sido fiel a si mismo y a sus ideas. Quiso viajar por todo el mundo para dar conocimiento de Dios, tal y como él lo vivía. Y lo ha hecho hasta el final.
Te recordaré como lo que fuiste; Juan Pablo II El Peregrino.

2 de Abril. Descanse en paz, en esa paz por la que tanto luchó.
Os confieso algo, estoy lamentando este adios más allá de lo que yo misma podía imaginar. Como dije, no tengo nada de religiosa (si de creyente) y he criticado la visión arcáica de la iglesia en muchos temas. He sido una de las voces que decían que el Papa ya estaba demasiado mayor para "ejercer" y no he tenido ningún reparo en manifestar mi oposición a muchas de sus posturas, pero... echaré de menos a ese soñador tozudo e irónico, con ese humor franco y abierto y la seguridad que solo poseen aquellos que creen profundamente en lo que postulan. Ya le extraño. Y no me lo esperaba.

El Peregrino
¿Volver? Vuelva el que tenga,
Tras largos años, tras un largo viaje,
Cansancio del camino y la codicia
De su tierra, su casa, sus amigos,
Del amor que al regreso fiel le espere.

Mas, ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas,
Sino seguir libre adelante,
Disponible por siempre, mozo o viejo,
Sin hijo que te busque, como a Ulises,
Sin Ítaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,
Fiel hasta el fin del camino y tu vida,
No eches de menos un destino más fácil,
Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
Tus ojos frente a lo antes nunca visto.


Luis Cernuda