sábado, 5 de marzo de 2005

EL BAUL DE LOS SUEÑOS ROTOS-El viejo buhonero


A mi Peter Pan y Campanilla... (Jordi y Susana)

Su figura anacrónica parecía sacada de las calles embarradas de un Londres medieval. Envuelto en harapos de indescriptible color, arrastraba con paso cansino su destartalado carro, sus barbas canosas y su mugre. Caminaba despacio observando a la gente con sonrisa burlona. Se detuvo en una esquina, era día de mercadillo y las señoras cargadas con bolsas aprovechaban para hablar con sus vecinas.
-¿Sabes que la niña de la Pepa se le casa? Así... de repente.- Una mujer de voz aguda y panza de escudero dirigía la cháchara cual director su batuta. El resto del corrillo se deshacía en gestos cómplices que sobreentendían más allá de lo dicho.
¡El Buhonero!- Canturreó a pleno pulmón. Con una agilidad sorprendente para quien lo viera andar, se dobló en cómica reverencia hacia el grupo.- Compro trastos viejos, cosas usadas. ¿Una silla rota? ¿Un zapato sin suela? ¿Tal vez un paraguas torcido?
Las mujeres habían callado y sus caras dibujaban la incredulidad y la sorpresa. En más de una además, se leía la aprensión. Como una piña tendieron a agruparse buscando protección en el grupo. La señora que estaba hablando, tal vez por osadía, tal vez por chulería se rió con desparpajo- ¿Y para qué vas a querer tú nada viejo? ¿No te basta contigo mismo?
El resto de mujeres cacarearon en risotadas y comentarios parecidos envalentonadas por un primer quite. El viejo, sin inmutarse, continuó con su sonrisa sardónica que más vertía en su mirada que por su boca. - Mejor dame los años viejos a mi, que a ti ya te sobran- Con hábil cabriola se acercó a la mujer quien con gesto despechado se alejó ofendida seguida por el resto de gallinas cluecas.
Sentado en el bordillo de un patio, un mocoso de rodillas peladas y manos sucias miraba divertido la escena. No tendría más de diez años. El bocadillo a mitad comer y unas libretas medio deshojadas en la mochila hablaban de pellas en la escuela.
El buhonero olvidó a las mujeres y ensanchó su sonrisa mientras sacaba una moneda de su bolsillo. La hizo pasar por entre los dedos de sus manos para hacerla desaparecer detrás de su oreja. La risa infantil tintineó enmarcada en hoyuelos asimétricos. El viejo se acercó a él atrapando una moneda invisible en el cuello de su camisa. Lentamente abrió el puño y allí estaba.
-¿Cómo lo haces?- Sus grandes ojos negros brillaban por encima de unas oscuras ojeras. Su piel pálida apenas sonrosaba en unas mejillas pecosas pero algo vacías.
-Magia... Y práctica, a qué negarlo- El hombre había reparado en el aspecto enfermizo del pequeño. Con extremo cuidado le cogió la barbilla observándole sin pudor. Alzó sus pobladas cejas en gesto inquisitivo- ¿No deberías estar en la escuela?.-Preguntó.
El niño no esquivó su mirada pero calló. Calló como se callan las penas. Quienes vieran al viejo y al niño podrían pensar en un silencio. Pero sólo ellos dos supieron de preguntas y respuestas. El tiempo se detuvo a su alrededor y no mediaron palabras.
-Entonces ¿tú compras cosas viejas y rotas?- La pregunta rompió el sortilegio y devolvió realidad a la imagen.
-Si, claro-respondió.
-¿Y que haces con ellas?-
-Pues las reparo, claro. ¿Para qué las querría sino?-el buhonero devolvió a su mirada el tinte burlón- ¿A caso tienes algo que venderme? ¿Qué podrías tener tú viejo y roto?
El niño le miró en silencio.
- Un sueño.-Contestó- Un sueño roto que tengo desde pequeño.
El buhonero soltó una carcajada. ¿Desde pequeño?-Pensó- ¿Y cuantos siglos debía hacer de eso?
-Bueno, tienes razón- Por primera vez el niño bajó sus ojos- ¿Para qué querrías un sueño tonto y roto? Total... los sueños no se arreglan. Te lo doy, a lo mejor a ti te sirve.- Dió una patada furiosa a una botella vacía.
El viejo buhonero desarmó su risa pieza por pieza-Me lo regalas, ¿porqué?-
Silencio.
-Es la primera vez que nadie me regala nada- Inmóvil frente al niño, el viejo parecía perplejo y conmovido.- Ven.- Le dijo.
Cogió al niño de la mano y le acercó a su carro. En una de las esquinas sobresalía un brillante baúl de caoba.
- ¿Ves? es el baúl de los sueños rotos. La gente los tira porque pesan, los esconde porque molestan, los niega porque duelen. Yo los recojo y reparo. Pego sus trozos con resina de esperanza. Es trabajoso ¿sabes? a veces los pedazos son muy pequeños, casi tanto como tú. Las esquinas son cortantes como filos y hay que tener cuidado en no lastimarse. Por eso nadie quiere los sueños rotos.
Se agachó hasta ponerse a la altura de la mirada del niño.- Pero tú... tú me lo has regalado.
Viejo y niño se miraron.
-Hagamos un pacto. Tú me regalas tu sueño roto y a cambio yo te doy resina de esperanza.-
-Pero dime, ¿para qué quiero esperanza si ya no tengo el sueño roto?-
El viejo buhonero acarició el cabello alborotado del pequeño.
- Para que nunca dejes de soñar mi niño.

El baul de los sueños rotos II. La ciénaga de las penas.
El baul de los sueños rotos III. La tregua.

Rescatado de mi blog en ya.com

1 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
Mi mejor regalo de cumpleaños sin duda alguna, te añoré ese día más de lo que imaginas, no sé que ha pasado hoy para decirme aquello pero no sabes el miedo que tengo de que te pase algo.
Jordi Sábado, 1 Abril 2006 01:47

Dime:
Excelente las cosas ke escribis! Muy profundas!!
Descubri esta pagina por el nombre y ya es una de mis favoritas!!
Continua con tu trabajo...ke realmente eres excelente!
Mikulas Miércoles, 11 Enero 2006 16:19

Dime:
que bueno
carolina Sábado, 25 Junio 2005 01:10 (Correo)

Dime:
creo que yo necesito dos cosas de tu cuento... magia y bastante resina... hay muchas cosas que intentar repara y otras que me gustaria recuperar... pero no todo se puede en esta vida... a menos que recurramos a la magia
clo Jueves, 10 Marzo 2005 05:23 (Web)

Dime:
Es un relato muy lindo y muy tierno y tiene mucha razón, nunca hay que dejar de soñar :-)
Azrrael Martes, 8 Marzo 2005 20:46 (Web)

Dime:
Pasaba a saludarte..

Feliz día de la mujer, que tengas un maravilloso día.

Saludos desde Chile.



Viaje de las Palabras Martes, 8 Marzo 2005 19:18 (Web)

Dime:
FELIZ DIA DE LA MUJER antes de que me des una collejita XD XD


Besos
Ynad Martes, 8 Marzo 2005 18:45 (Web)

Dime:
Que relato mas bonito. Imagine al buhonero, imagine al niño, a las mujeres cotillas, hasta el baul....pero lo que no consigo imaginar, es el sueño roto del niño.
No lo consigo o no quiero imaginarlo.
Un beso enorme y gracias por este precioso relato.
Radagastt Martes, 8 Marzo 2005 00:08 (Web)

Dime:
Bellísima, tierna y esperanzadora historia...
Petons. Muralla.
muralla Lunes, 7 Marzo 2005 15:40 (Correo) (Web)

Dime:
Qué bonito relato. Parece sacado de uno de los cuentos de Charles Dickens, puede que porque dijeras lo de Londres, lo situé allí.

No dejes de escribir, tienes ese don, y al menos a mi me sirve para reflexionar.

Molts molts petonets!
Mercè Lunes, 7 Marzo 2005 11:39

Dime:
Sueños sin esperanza dejan de ser sueños y se convierten en pesadillas.
Precioso y edificante relato.
BITES Lunes, 7 Marzo 2005 04:22 (Web)

Dime:
Me ha encantado.
Es cierto q nadie kiere los sueños rotos. Pero sin sueños... como seguir viviendo???
BSS
Dreams Lunes, 7 Marzo 2005 00:18 (Correo) (Web)

Dime:
precioso Andayita, snif snif snif :)
Besitos salados de CHOI
El Mundo de CHOI Domingo, 6 Marzo 2005 21:51 (Web)

Dime:
Precioso. Casi me pongo a llorar!!
Gracias por todo lo que escribes.
Besitos soñadores ;)
Noelia Domingo, 6 Marzo 2005 19:48

Dime:
Me ha gustado,es una historia muy tierna.
Gracias por la visita, nos leemos.
Aliana Domingo, 6 Marzo 2005 19:38 (Web)

Dime:
Hermosa historia.
No nos vendría mal un poco de la resina de la esperanza, en algunas ocasiones..
Un beso :)
Grial Domingo, 6 Marzo 2005 17:40 (Web)

Dime:
Gracias Charooooooooo me ha encantado, pero recuerda que ese baul necesita primero crearse una vez creado guardolo como si fuera nuestra vida, y asi no poder romperlo nunca y menos nuestros sueños que es una de las cosas mas bonitas de esta vida SOÑAR...


Besos y gracias :-*
Ynad Domingo, 6 Marzo 2005 13:36 (Web)

Dime:
Gracias Charo, aunque no soy Peter Pan ya que sí que crecí, y no estar de acuerdo en la opción de vida que eligió aún sintiendo algo por alguien, gracias.

Me encantó el relato, ya sabes que soy, tal vez no tu fan número 1, pero sí el número 2, el orden lo estableces tú.

Ese buhonero tiene la magia que a mi me gustaría tener, es decir, el poder de arreglar aquello que les duele a los demás, y en eso estamos, no voy a dejar de hacerlo porque no quiero perder algo que puede ser bueno para dos personas, no sólo para mi.

T'estimo

Jordi
Jordi Domingo, 6 Marzo 2005 09:20 (Correo) (Web)

Dime:
Esta vez no me has emocionado, simplemente no dejo de llorar.
En modo alguno creo ser merecedora de este texto, puesto que mis sueños rotos ahí estarán para siempre y esperanzas no me quedan.
Te juro que daría mi vida por un día.....por un sueño cumplido.
Mis ilusiones cada día merman un poquito más y esto suma y sigue.
No creo que haya buhonero con el suficiente baúl para meter todas mis roturas, ni costurera que pudiera remendarlas. Yo sólo espero......no sé el que.....pero espero y mientras lo hago, pienso en ti mi niña, por todo lo que me has dado y ofrecido todos estos años a cambio de nada y ahí se va otro sueño.....el no haberte dado más, mucho más, porque lo has merecido siempre.
Soñar es gratis y para mí acaba siendo dolor, porque nunca se llega a cumplir mis deseos, que tampoco es que sean nada del otro mundo, ni cosas inalcanzables, al menos eso pensaba.
Por último permíteme otro "Te Quiero", porque verdaderamente te siento como una hermana, desde el primer día que nos conocimos y GRACIAS, GRACIAS INFINITAS, por todo tu cariño, por entender a esta niña tan complicada y que a veces le faltó el valor para enfrentarse a la vida y buscó el camino más corto y tú seguías ahí cada minuto, recogiéndome una y otra vez.
La verdad es que sí tengo un sueño escondido hace mucho tiempo y es que esos preciosos ojos que tienes se llenen de la más pura felicidad y que yo pueda verlo.
Idril Domingo, 6 Marzo 2005 02:31 (Web)