domingo, 13 de marzo de 2005

EL BAÚL DE LOS SUEÑOS ROTOS II-La ciénaga de las penas




…-Pero dime, ¿para qué quiero esperanza si ya no tengo el sueño roto?-
El viejo buhonero acarició el cabello alborotado del pequeño.
- Para que nunca dejes de soñar mi niño
(El baúl de los sueños rotos I...El viejo buhonero.)


-Quisiera… quisiera despedirme de mi sueño. ¿Puedo?- Sin poder evitarlo, sus ojos se habían llenado de lágrimas. Y en esas lágrimas que vertía desde que tuvo conciencia de ser, se ahogaban visiones borrosas de un mundo despiadado y cruel.
El anciano pareció naufragar en aquellos lagos de penas. Agotado y jadeante, como si hubiera luchado contra galerna marina, se giró lentamente y comenzó a alejarse.
Cuando hubo alcanzado su carro habló sin mirar al pequeño.
-Un trayecto demasiado corto para tan gran baúl. Tu regalo es un préstamo, como la esperanza que te ofrezco. Al final del camino recuperarás tu sueño y sólo si has encontrado tu propia resina podrás reconocerlo.
-¡El buhonero!- Al compás de su cantinela el viejo se fue desdibujando en la mente del niño.

El resto del día pasó como pasan los malos momentos. Unas veces lentos, otras sin dar tiempo a sentir. La noche llegó como siempre, tarde y fría, tropezándose con sus ojos cerrados y su mente abierta. Tenía miedo. Sentía pena. Quería verla de nuevo pero temía el final, siempre el mismo. Poco a poco fue entrando en esa bruma familiar que le recibía cada noche. El camino de rosas blancas que se perdía entre las nubes. El aroma a algodón de azúcar, la suave luz reflectada en las brumas. Y esa sensación de bienestar que le daba saber que ella estaba al final del trayecto. Casi podía escuchar su risa confundida con el tintineo de un riachuelo cercano. Ella era el agua, ella era la brisa, ella era la luz. Lo era todo.
Comenzó a correr llamándola. Ansiaba tanto abrazar a su pequeña, a su niña, a su hermana, que no le importaban las luces, los colores ni las nubes de azúcar. Cuánto la añoraba. Quería borrar con mil besos todo el dolor que ella había sufrido, compensarla por la ausencia. Pero sus piernas pesaban, le costaba moverse como si de pronto el aire fuera agua. Ya no andaba entre nubes sino que intentaba avanzar en un cenagal oscuro. En el fondo, miles de raíces atrapaban sus pasos como garras invisibles. Por encima de él, el camino blanco se perdía poco a poco entre copas gigantes de ramas enmarañadas.
-No, no… no te marches de nuevo- Lloraba con desespero-No me dejes sólo otra vez…
Como cada noche, la esperanza de encontrarla se desvanecía entre un enjambre de sombras. Los ogros acechaban a su espalda gruñendo satisfechos y el sonido de un sueño hecho pedazos se clavaba como cristales en su pecho.
-…El buhoneeero…- Como el eco de un sueño, una voz familiar irrumpió de lleno.
Buscó entre penumbras la figura del anciano charlatán. Recordaba sus barbas canosas y su sonrisa burlona, pero sobre todo, su pacto.
Sentía como sus piernas se hundían en el cieno y como, poco a poco el agua corrupta alcanzaba su boca cerrando así cualquier demanda de auxilio. Tal vez mejor así. Quizás fuera la solución, dejar de respirar, dejar de soñar, dejar de vivir. Cerró los ojos en este sueño que se repetía por enésima vez. La silueta de su cuerpecito se distorsionaba en el fondo de esas aguas negras. Se había rendido.
Y fue entonces cuando sintió como algo le cogía por el hombro y le arrastraba hacia fuera con fuerza. El brazo del buhonero cortaba la ciénaga como espada afilada. Las raíces se retraían espantadas ante una luz blanca que vencía a su oscuridad.
Le subió en su carro flotante y entre la humedad de sus ojos vio el camino de rosas por encima y el lago de las penas por debajo.
-Llévame con ella- suplicó- déjame en su camino- Apenas si podía respirar. Empleaba todo su aliento en su ruego.

El anciano detuvo su carro, soltó las riendas y abrazó con ternura al niño.
-No pequeño, a ese camino sólo te conducirá su cariño cuando llegue el momento. Mientras, deberás andar por tu propia senda.
Vencido por el dolor, desesperado y sin fuerzas, el niño lloró. Como lloran los niños, con el alma y con la piel.
-No podré, no sabré sin ella.
El viejo buhonero le separó un poco para mirarle sorprendido.
-¿Sin ella? ¿Pero es que aun no lo ves?- Le abrazó de nuevo- ¿Quién crees que puso en tu camino a este viejo buhonero?

A ti

(El baúl de los sueños rotosIII...La tregua.)

Rescatado de mi blog en ya.com

2 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
esperanzas, cariño, sueños... simplemente no s epuede querer mas... salvo una cosa, que tu sigas escribiendo y compartiendolo con nosotros
un abrazote y un enorme beso
clo Miércoles, 16 Marzo 2005 00:57 (Web)

Dime:
Precioso Charo. Simplemente precioso.
Un beso.
Radagastt Martes, 15 Marzo 2005 20:07 (Web)

Dime:
muchas gracias x lo del otro dia, jeje es normal q algunas personitas cabreen bastante aunq lo de el otro dia no es nada comparado con el cabreo q tengo hoy, jajaja aunq me he desquitado bastante
Besitos salados de CHOI
El Mundo de CHOI Martes, 15 Marzo 2005 18:06 (Web)

Dime:
me ha gustado mucho!!!! :)
besazos
Patryluna Lunes, 14 Marzo 2005 23:04 (Web)

Dime:
Excelente...

me he quedado sin palabras...

Un beso en la punta de la nariz!
Agua Lunes, 14 Marzo 2005 22:35 (Web)

Dime:
Joer que bonito :-)
Azrrael Lunes, 14 Marzo 2005 22:14 (Web)

Dime:
Acabo de ver tu visita en mi blog y me animé a visitarte. Muy bonito.
It's My Life Lunes, 14 Marzo 2005 20:06 (Web)

Dime:
siempre mil gracias andayita :)
El Mundo de CHOI Lunes, 14 Marzo 2005 19:26 (Web)

Dime:
Preciosa continuación....
Un beso :)
Grial Lunes, 14 Marzo 2005 19:01 (Web)

Dime:
Precioso cuento... me has dejado sin palabras... Besos.
Ume Lunes, 14 Marzo 2005 17:50

Dime:
Consigues que me quede pensando, no quiero que ese niño sufra. Ojalá todos tengamos un buhonero para sacarnos de ahí.

Molts molts petonets
Mercè Lunes, 14 Marzo 2005 13:02 (Web)

Dime:
WOW. Me encantó tu blog.

Besos
Viento Nocturno Lunes, 14 Marzo 2005 02:53 (Web)

Dime:
Ummmm trasto ? :P :P me ha gustado lo que has puesto y la cancion me encanta.



Besos
Dani Lunes, 14 Marzo 2005 01:24 (Web)

Dime:
Es imposible hundirse teniendo a alguien como tú. Gracias Charo, humedecí tus lágrimas sin tú saberlo.

TPS
Jordi Domingo, 13 Marzo 2005 23:41

Dime:
Que bonito.
Gracias por la visita.
Un saludo.
Aliana Domingo, 13 Marzo 2005 22:25 (Correo) (Web)

Dime:

Genial que te haya gustado la última imagene que publiqué. Puedes sacar esa y otras imagenes desde mi blogs, es una excelente fotografa la que puedes descubrir con sus imagenes conceptos. La recomiendo.
Saludos desde Chile.

Viaje de las Palabras Domingo, 13 Marzo 2005 21:48 (Web)

Dime:
me quedo sin palabras andayita
un besote salado muy grande de CHOI
El Mundo de CHOI Domingo, 13 Marzo 2005 21:21 (Web)

fernanda me dijo:

hola,Buen dia.
mi nombre es Fernanda,soy de Jalisco México y hace poco encontre su pagina y me llamo mucho la atención,adoro sus comentarios y me han enriquecido mucho,no se si podamos un dia contactarnos por otro medio,espero que se encuentre bien,
Hasta pronto.