sábado, 25 de abril de 2009

COMO EL PERRO Y EL GATO


Histórias de Felisa y Cándido
Si Darwin levantara la cabeza...

¿Qué pasa cuando dos especies que hablan en distinto idioma están condenadas a entenderse?
Ella, Felisa, una gata de Marte, pragmática y descreída. Él, Cándido, un perro verde de Venus, trovador y enamorado de la luna. Dos modos de ver la vida que inevitablemente confrontarán ladridos con maullidos. Razón versus Corazón; la pelea está servida.
Y esta idea loca surgió de las horas y horas de conversación entre Uno y yo; tras unos doscientos cafés y alguna que otra caña.
Ninguno de los dos ha cambiado su modo de pensar y sentir las cosas, puntos de vista totalmente desencontrados. Y sin embargo, y aun que parezca mentira, coincidimos en algo; nos encanta discutir.
Espero que os guste.
Como el Perro y el Gato
P.D.
Gatas, afilad las uñas que los canes vienen ladrando.

lunes, 20 de abril de 2009

SIMPLEMENTE


La simplicidad de la verdad siempre nos complica la vida. Nunca dejaré de admirar la honestidad y la valentía de enfrentarse a ella.
Te lo agradezco más de lo que imaginas.

lunes, 13 de abril de 2009

PUNTO EN BOCA


No me arrepiento de cuanto dije. Pero mucho menos, de lo que callé.

No di camino a las palabras cojas, heridas de miedo; y ahora reposan tranquilas bajo mi lengua, en calladas sepulturas.
Con los años aprendí que hay cosas que no nacieron para ser dichas, sino para ser pensadas o sentidas.

P.D.¿No os ha pasado nunca? Darle mil vueltas a la cabeza, pensando en lo que deberías haber dicho en un momento determinado, y callaste por ofuscación o por falta de oportunidad. La mayoría de las veces, la perspectiva del tiempo te enseña que fue mejor así; que no valía la pena discutir, ni soltar sapos y culebras por esa boquita.
Dije que pasaría lista y lo voy a hacer. Así que me vais levantando la mano por orden, please.

domingo, 5 de abril de 2009

ANDÉN CERO

Deja que duerma tranquila en mi vía muerta. Sin ocuparme del trayecto, sin la angustia del destino, sin equipajes ni maletas que entorpezcan mi camino.
Dulce traqueteo solitario que empaca los sentidos. No hay brumas ni premuras, no hay frío ni hastío. Anestesia de piel yerta, bálsamo sin estridencias.
Es lo que soy.
Suenan las campanas en la estación, anunciando vientos otoñales. Y cierro las ventanas de mi andén mientras caen las hojas muertas de otras vidas. Bailo de puntillas en mis raíles, a salvo de cambios climáticos; al borde de mis sueños, dibujando una madeja que les da cobijo y abrigo.
Es lo que deseo.

P.D.¿Tan difícil es de entender? Últimamente tengo a media humanidad empeñada en "convertirme". Fusssssssss... si fuera gata bufaría.
Se acercan Pascuas; vacaciones, cochecito, viajes...accidentes, dramas, pérdidas...
Así que mucho cuidado en la carretera. Os quiero todos aquí a la vuelta. Paso lista, advierto.