domingo, 21 de octubre de 2007

JUSTICIA DIVINA

Cuando una derrota sabe a victoria, es el momento de reflexionar. Hoy Mclaren ha hecho el más espantoso de los ridículos. El juego sucio, la poca deportividad y toda esa nube de sospechas, han culminado con un fiasco total en la pista. Con sus decisiones erróneas, no solo han perdido el mundial de constructores, sino que se han quedado sin título de campeón.
Flaco favor le han hecho a Hamilton. De piloto nobel y brillante promesa, ha pasado a novato pardillo, caprichoso y llorón. La sombra de la trampa planeará sobre él mucho tiempo, lo merezca o no. Ahora tendrá que cargar con la culpa de haber perdido un mundial por querer ganar una carrera- pifie descomunal el de China, la inexperiencia manda-. Y es una lástima, porque este cachorro, bien adiestrado podría llegar a ser uno de los grandes, a nivel de Schumacher o del propio Alonso.
Depurando las culpas, en realidad es su equipo el responsable de todo. Deberían haberle parado los pies, obligar a esa manzana verde a madurar antes de querer comérsela. Pero la avaricia rompe el saco, ya se sabe.
Hoy veía la entrevista al podio; Raikonnen- Iceman- con su escasa expresividad, Masa- en su papel perfecto de segundo- con el sabor agridulce de tener que ceder un primer puesto en favor del equipo, y el gran Alonso- indiscutible campeón fuera y dentro- felicitando lo primero a los Ferrari, y disfrutando su derrota como una victoria personal.
Por algo será.
En todo caso; Felicidades Ferrari, lo siento por Alonso, pero me alegro por McLaren.

Fdo:
Una Alonsista incondicional.



P.D.No me apetece escribir. Estoy en dique seco. Y no es que no tenga nada que contar, muy al contrario, pero no tengo nada que decir de momento. Así que me vais a disculpar este ritmo de posteo, pero escribir por escribir me parece una estupidez.
Por el momento, prefiero leeros.



25 de Octubre

Rescatado de mi blog en ya.com