sábado, 5 de junio de 2010

FUGAS


De qué sirve el amor sino entrega consuelo,
si las dudas ofenden, los afectos estorban,
los pasados nos lastran con cadenas que atan,
y los te quieros se viven como se viven los duelos.

Raseros de doble mida que ensanchan lo estrecho,
la ceguera oportuna, los silencios que matan,
la sordera escogida a razones que no encajan,
y el olvido, el olvido de lo que crece en tu pecho.

Para qué sentir, si sentir no es vivir
sino dolerse y sufrir.

Y en el tableroEl Rey a la Dama;
-Sacrifica al Alfil y declaro las tablas.
-Lo siento Majestad, pero no juego a la guerra-La Reina Blanca no ataca, solo protege sus filas-, pensé que existíamos en el mismo lado del tablero.

8 comentarios:

Isabel Romana me dijo:

Preciosa entrada y buenísimas las reflexiones que contiene. No hace falta decir que estoy del lado de la Reina. Besos,querida amiga.

Marcelo me dijo:

No dudo en pensar que es una belleza esto que has escrito, hasta un ciego la apreciaría (espero que no te ofenda porque te lo digo con afecto)

Un beso!

uno me dijo:

Yo de jugar, jugaría un Gambito de Rey. Ya sé que es un poco desfasado y arriesgado, pero sigue siendo la jugada romantica por antonomásia.

uno me dijo:

De todas formas recordar que en los tableros las casillas son ocho por ocho y de dos(2)colores.
El ajedrez no es una guerra, solo es un juego.La vida no es ni una cosa ni la otra.
El Rey es un señor, procura demostrarlo, pero sus principios y movimientos no los mueve el aire como las veletas. Sabe estar cuando procede y por ello merece tal dignidad.La Dama la reclama con justicia, justo es entregarsela al Rey, mucho más si cabe en presencia de todas las piezas.El respeto no conoce de intrigas palaciegas, mi señora.
El Gambito de Rey es un riesgo, el Gambito de Dama es un ardid para ganar ventaja.

Hell me dijo:

Y lo difícil que es romper con ello, aunque nos duela más mantenerlo que dejarlo ir.
Besines

Moonchild me dijo:

De que sirve el amor si vive del dolor...

eso no es amar. ni siquiera vivir.

Isabel Romana me dijo:

¿Cómo van tus amores? Besos.

Anailogica me dijo:

Hace meses que ando como ida, de repente hoy, entro, te leo, y me centro.
Que razón tienes pequeñaja!!

No imaginas cuanto te he echado de menos.