viernes, 22 de enero de 2010

FINANZAS


En el banco "Los Avatares"-propiedad del Destino-, hace algunos años que hice un depósito de Fuerzas. No me permitieron un plazo fijo, ya que se trata de una cuenta de disposición rápida. Por contra, me ofrece un interés del 2% en Resignación, que aumenta con el uso de la tarjeta.
Estoy bajo mínimos, en números de un rojo alarmante. La crisis, supongo. Ya no dispongo de aval para un crédito, ni existe un fondo de garantía que me libre de la quiebra si de nuevo el Destino pierde sus valores en bolsa. Sin embargo, de Penas ando sobrada. Pero no doy con la Caja de Ahorro de Las Lágrimas, donde pueda guardarlas.
Si alguien conoce alguna sucursal, agradecería en el alma que me facilitara la dirección.

8 comentarios:

Marcelo me dijo:

El banco te presta un paraguas cuando hay sol y quiere que se lo devuelvas cuando empieza a llover. Incluso este banco tan especial que nos traes!
He notado que algunas personas van llorando por la calle. Preguntaré a ellas si ahorran, donde está la Caja.
Un saludo!

TruHan me dijo:

entrando en calle soledad, se encuentra una sucursal escondida, para depositar tus lagrimas debes presentar el certificado de tristeza, que extiende el martirio.

un abrazo

una que se lanzó a la aventura portuguesa me dijo:

Pasaba por aquí... Y a pesar del desencanto me sentí bien. Coraje!

Isabel Romana me dijo:

Te sugiero un cambio radical en la gestión de tus finanzas sentimentales. ¿Qué tal deshacerte de los amores de riesgo, adquirir inversiones en aventura interior y pedir que te paguen los intereses en valores "me pongo el mundo por montera"? Hoy a nadie le interesa almacenar lágrimas... Besos, querida amiga.

Pedro me dijo:

Conocía una sucursal así, pero la han cerrado y han abierto una mercería.
Si quieres tomamos una cerveza y nos reímos juntos del destino.

Fernando Manero me dijo:

Te sugiero que cambios de bancos radicalmente y cuanto antes. Esa red financiera te engaña, te estafa y encima utiliza tu dinero en paraisos fiscales. Conozco una Entidad, el Banco de la Confianza, el Sentido Común y el Ahorro que premia a sus mejores clientes con estímulos a la autoestima.

Isabel Romana me dijo:

Pasé de nuevo a verte. ¿Estás más rica en felicidad? Besos.

Isabel Romana me dijo:

Creo que la pregunta que te hice la vez anterior, huelga...
Muchísimas gracias a tí y a uno por asistir a la presentación de Dido, me hizo muy feliz conoceros siquiera velozmente y sentirme acompañada por vosotros. Vuestra felicidad es motivo de alegría y también el que hubiérais dejado de lado algunas obligaciones para estar conmigo y con la reina. Debemos encontrarnos otro día con más tiempo. Ahora tienes también mi correo y mi teléfono, y quizá lo podamos arreglar. Un abrazo muy fuerte.