domingo, 8 de febrero de 2009

EL LIBRO ASESINADO


Nunca fui una persona de acción; imaginaba con anticipación perversa las realidades que otras personas vivían. Ni siquiera era capaz de vestir con palabras escritas esos mundos que me invadían, pues siendo de origen humilde, me vi privada de esa herramienta. Me sentía minúscula, insignificante en un mundo que se vivía por escrito.
Hasta que vendí mi alma al diablo por un puñado de letras. Sí, mis queridos creyentes, respirad tranquilos pues aun que jamás vi a vuestro Dios, he de suponer que existiendo un reverso ha de haber un anverso.
La cuestión es que me pareció una ganga aquel trueque; la eternidad encerrada en un alma inútil y amordazada, a cambio de una breve existencia libre de cualquier limitación. Él fue franco y expuso sus cláusulas sin trampas;-Tendrás el don de la palabra, nadie como tú podrá contar las cosas que vivas.-
Y firmé alegremente el contrato considerando un precio justo la inmortalidad a cambio de un barrido a mi mediocridad.
Reverso sonrió.-Nada más peligroso que un deseo cumplido-, me dijo.
Desde ese mismo instante el mundo se abrió ante mí con todas sus posibilidades, y yo parecía ser su portavoz. Alcancé una fama considerable, y mis libros se vendían por millares en todas las lenguas conocidas. Viajé traspasando todas las fronteras imaginables, cargando siempre en mis bolsillos una libreta donde anotaba cuanto veía y experimentaba, y un pequeño diario.
Antes del pacto yo no sabía escribir, y mi cabeza era un hervidero de sueños por cumplir, de anhelos inconclusos. Así que lo primero que hice fue comprar aquel librito de tapas rojas y anotar en él todo aquel enjambre de emociones. Recuerdo que lloré al leer mis primeras palabras, y me contuve, pues tenía la certeza de que hubiera sido capaz de llenar todas aquellas páginas sin problemas de una sola vez. Pero decidí que al contrario que en mis novelas, donde dejaba constancia de mi paso por la vida, en mi diario reflejaría el paso de la vida por mi; los sentimientos.
Qué estupidez la mía. A medida que mis escritos crecían, las hojas de aquel cuadernillo amarilleaban huérfanas de letras. Y yo me sentía cada vez más vacía. A todo el mundo parecía emocionar cuanto yo publicaba, menos a mí. Eran relatos muertos, estériles. Me supe una simple cronista de una vida que no conseguía saborear.
Mil veces me senté frente a sus renglones perfectos, mil veces me tembló la pluma intentando esbozar aun que fuera una simple palabra. Pero me fue imposible. Yo ya no soñaba, vivía sin sentir lo que antes sentía sin poder vivir.
Y así, con el recuerdo diario de aquel cuaderno vacío en mi bolsillo, supe que el único libro que hubiera querido escribir, murió asesinado antes de nacer, a manos de mi ceguera.
Hoy, cuando mi tiempo se cumple, me aferro a las únicas palabras que merecen la pena de cuantas he escrito:
No somos lo que tenemos, ni lo que hacemos; somos lo que sentimos y hacemos sentir. Y eso es lo único que nos llevaremos de este mundo.

N.A. Versión sui generis de El retrato de Dorian Gray (con mis disculpas a Wilde)

17 comentarios:

Arlekyn me dijo:

No se que decir, quisiera escribir algo inteligente...

Me gusto mucho lo que escribiste... uf... que... mmm, no se...

que lindo... pero que triste...

Bueno.

Besos imaginarios...

Isabel Romana me dijo:

Bueno, querida niña, ¿puedes creerte que este texto tuyo es un consuelo? Quiero decir, que me alivia del hecho de no haberme hecho famosa ni millonaria a través de mis libros... Me ha encantado esta historia. Y está bien hacer tratos, de vez en cuando, con el maligno. Besitos.

Andaya me dijo:

Arlekyn; triste, si. Los errores casi siempre lo son. Aun que lo más triste es no aprender de ellos.
Siempre me gustó a historia de Dorian. Refleja a la perfección cuan absurdas son nuestras escalas de valores. No medimos con medidas equívocas.
Jejeje vaya rollo te he soltado. Gracias por tu comentario.
Bss imaginativos...

Isabel Romana; Bueeeeeeno... tampoco estaría mal algún milloncejo, vamos...que tampoco vamos a ser más papistas que el papa(digo yo)
Muchísimas gracias por tu visita, e insisto en mi sugerencia ¿alguna historia romana de galenos?
Bsss

uno me dijo:

Sentir?, hacemos sentir? me suena.
Menos mal, niña, me tenias asustao.
Necesito hablar contigo, de ti, de calambres y de mi. Ya te veo. Un beso, campanilla.

Emyn me dijo:

Esperaba que actualizaras tu blog. Que bueno que volviste, espero que sea por mas tiempo :D y que no desaparezcas tanto.

Con respecto al escrito, me gusta.A veces, el cuadernos se apodera de nuestras palabras...o mejor dicho el blog y al leerlo nos revela cosas que tal vez, era mejor guardar.

Besos.
El Retrato de Dorian Gray.. es un gran libro.

gloria me dijo:

Andaya me has quedado con la boca abierta ante esta maravilla.
Qué alto precio por escribir... me da mucho que pensar (y asusta)
Un abrazo enorme (qué alegría volverte a leer)

Sefarad me dijo:

A tus pies, aunque el adjetivo no me guste reconozco que golpea la mente tan solo al leerlo y luego cada palabra te va amartilleando más y más el cerebro hasta que cansino ves que puede que muchos seamos como el personaje aunque sin vender el alma. No sé qué es peor, eso, o tener que sentir las vivencias de los demás, sufriendo sin remedio.

Andaya me dijo:

Uno: cuando quieras. Despertamos sentimientos cuando tendemos la mano, en una sonrisa, con una palabra de apoyo, o simplemente con una mirada. No hace falta mucho más.
Y tranquilo, que mala yerba nunca muere.Bss
Emyn: jajaj, si, en el blog a veces suelto una barbaridades tremendas que refejan un estado de ánimo muy puntual. Pero...que bien se te queda el cuerpo después de soltar lastre. De todos modos, no me identifico con este relato. Mis letras nunca se me han "comido" (de momento).
Bss
Gloria: y tanto que asusta,sobre todo porque estamos rodeados de ejemplos parecidos, de personas que hipotecan su vida por un valor transitorio. Gracias por tu visita. Bsss
Sefarad: Al personaje lo que le ocurre es que al materializar sus sueños pierde la capacidad de sentirlos y disfrutarlos. Eso todavía es peor.
Gracias por tu visita.Bsss

Susy me dijo:

Andaya,
ya no sabía que pensar después de tanto tiempo sin publicar y el epígrafe y contenido de tu último post.
Me alegro mucho que vuelvas, de verdad.
Leyendo lo que escribió O.W. (El retrato de Dorian Gray tiene mucho que ver con el "Fausto" de Goethe o con el Thomas Mann) me ha venido a la mente aquello de "Ten cuidado con lo que deseas …porque puede hacerse realidad".
A veces la realización de un deseo o, dicho de otra manera, el vender tu vida al diablo por aquello que de nosotros queremos cambiar, abre las fauces del oscuro infierno. El mal tiene muchas caras y muchas formas de camuflar sus perversas intenciones.
Y solo lo que hacemos a los demás sentir, cobija la verdadera esencia de nuestro yo, sin trueques.
Un beso.

Anailogica me dijo:

"No somos lo que tenemos, ni lo que hacemos; somos lo que sentimos y hacemos sentir. Y eso es lo único que nos llevaremos de este mundo"

TÚ ME HACES SENTIR!!!!

Besotes y abrazostrujis, leerte ahora y lo que sucedio en mi casa ayer llena mi corazón de júbilo.

Ya te contareeeeeee...

Umeka me dijo:

Me ha encantado la frase de cierre... creo que la apuntaré en mi libreta (solo que la mía no es roja)... Un besote.

Oscura me dijo:

Catchis, he comentado antes y no ha salido. Blogspot, si quieres guerra.... ¡me rindo! (total, la voy a perder de todos modos).

No he leído Dorian Gray así que no puedo comparar, pero este relato es soberbio. Pobre protagonista, espectadora sin vida.

Aunque para mí, la peor maldición del escritor es la de tener palabras para todo... salvo para cuando algo es realmente importante, que aparece la hoja en blanco.

Por cierto, eso de ser lo que sentimos y hacemos sentir es peligroso. Porque no siempre sentimos lo mismo, y no siempre logramos con certeza hacer sentir lo que queremos.

Un saludo, hermosa

Hell me dijo:

Me alegra un montón tu vuelta! Me pasé por tu foro a ver si sabía algo de tí y me asusté un poco.
"Cuidado con lo deseas..." Tardé en entender esa frase. Hay pocas cosas peores que el hecho de descubrir que aquello que pensabas que era lo que más deseabas y por lo que has luchado,no era lo que esperabas. Te sientes confundido, vacio...Y con la responsabilidad de buscarte otro sueño.
Besitos!!

Paraula me dijo:

Definitivo, nada una se lleva de este mundo, solo el alma, los pensamientos, sentimientos, y experiencias vividas, talladas en el alma.

Saludos.

SoL LuNaR me dijo:

nos llevaremos eso...y un poquito más :)

Isabel Romana me dijo:

Pasé de nuevo a verte.

La sonrisa de Hiperión me dijo:

"No somos lo que tenemos, ni lo que hacemos; somos lo que sentimos y hacemos sentir"

Maravillosas formas de vivir... Se te echaba de menos.
Saludos