sábado, 29 de noviembre de 2008

EL CANTO DE LAS BALLENAS

A menudo tengo la sensación de que las personas somos como mares aislados; inmensos océanos repletos de vida interna.
Observo el oleaje y descifro las corrientes intestinas que dibujan sus playas.
E invariablemente, si escucho con atención, puedo oír el canto de las ballenas.
Balizas señalizando soledades confusas. Melodías de persuasión; un aquí estoy yo, existo a tu lado aun que no me veas. Mírame, te estoy llamando.
¿Las oyes? Una coral armónica de universos sordos.

Y hablando de bichitos Personalmente, más que a ballena tiro a tortuga-por aquello del caparazón y esas cosas-. Aun que también tengo mis momentos Avestruz, GataFlora y OsaPolar. Ahora que caigo, más que mar parezco un bestiario.
Charito, esto te pasa por pensar.

No dejéis de ver...este post de Arlekyn. Aun tengo un nudo en la garganta.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

SI, VA POR TI

Soy de esas pobres locas que aun creen que se puede cambiar el mundo. Llámame ingenua, sonríe con burla, no te cortes.
Pero no dejes de leer.
Esos baners que ves a tu izquierda, son algo más que un barniz a mi conciencia o a la tuya. Representan un compromiso personal con el dolor ajeno, parte de mi batalla contra el sufrimiento.
Desde que puedo recordar, quise ser médico. Y paseé con ese sueño infiltrado en la piel por las etapas más extremas; desde la imagen utópica de la profesional aséptica que anda todo el día salvando vidas, a la real, la de una médico de familia de un pueblo, donde no puedo dar tres pasos seguidos sin que alguien me salude y me enganche para charlar. También he colgado en mi bata momentos muy duros, esos en los que me gustaría arrancármela y quemarla en un exorcismo. Pero sin duda, las experiencias más dramáticas han venido siempre de la mano de un niño.
Afortunadamente para mí, que no soy pediatra, son pocos los casos en los que me he tenido que enfrentar directamente a un abuso infantil. No, lo más frecuente-no imagináis cuanto-, es que reciba en mi consulta al adulto mutilado por una infancia quebrada. Personas a mitad de hacer, esbozos de ser humano perdidos en sentimientos de culpa ajenos que cargan al cuello como una soga. Y es terrible ver como esas improntas psicológicas han abortado cualquier atisbo de normalidad, cualquier oportunidad de ser simplemente uno más de su especie.
No creo que logréis imaginar la magnitud de la soledad que sienten.
Cuando esto pasa, yo hago mi labor, rescato a mi paciente de si mismo y de su propia historia. Le enfrento de manera controlada a sus monstruos hasta hacerle ver que no forman parte de él mismo, sino que son algo aberrante a su existencia y que se pueden extirpar. Cuando son capaces de ver esto, es el momento de derivarlos a psicología.
Se curan, tras décadas de silencio autoimpuesto por vergüenza o miedo, consiguen drenar toda esa porquería y verse- por primera vez en su vida- a si mismos, desnudos de miserias extrañas, limpios de perversidad sufrida.
Recuerdo cada mirada después de este proceso. Tiene un brillo muy especial.
Y es entonces, cuando en mi mente, ese brillito se traslada años atrás, y lo ubico en los ojos de los niños que fueron. ¿Cómo nadie pudo hacerles daño? ¿Por qué no estuvimos ahí para protegerles?
Este no es un post más, me importan dos leches si me consideras mejor persona por esto, o directamente una pesada infumable. Me da absolutamente igual. Me conformo con que hayas leído hasta aquí, cliques en esos enlaces y abras tu mundo confortable y protegido a esas realidades feas y malolientes. Eres bloger, te mueves por internet y sabes lo que hay. Se sus ojos, no perdones y denuncia siempre que te lo tropieces.
Esto también va contigo.
P.D.Respecto a MSF-Médicos Sin Fronteras-, soy socia desde que me licencié. Pero toda mi aportación se resume a una cuota mensual. El dinero lava conciencias, pero no la mía-la muy jodía es un poco especial-, así que hacedme un favor…entrad en la página, leed y si después consideráis que no podéis hacer nada… yo ya me callo y os dejo en paz. Palabrita de Andaya.
Reposdata:
Me ha costado mucho, mucho escribir este post. Llevo retrasándolo tres días, y lo he borrado unas siete veces. Así que mejor lo cuelgo tal cual, esté como esté, o lo volveré a borrar.

Me toca las webQue a fecha 14/11/08 la campaña MSF lleve 1718 firmas, y que una página creada para que se retrase la Copa Davis, y así pueda jugar Nadal, tenga más de 12.000 en 48 horas... ¿Estamos locos o ciegos? ¿De verdad alguien piensa que esto no le afecta? PODRÍAN SER TUS HIJOS.

25 de Noviembre

domingo, 9 de noviembre de 2008

CAMBIOS CLIMÁTICOS


Aprendí a bailar bajo la lluvia

El cielo se cerró de repente y no hubo forma de convencer al Sol de que disipara las brumas. Miles de interrogantes preñaron las nubes, y un viento de incertidumbre arrasó cualquier entereza a su paso. Charcos de indecisión anegaron el suelo, y toda firmeza resbaló pendiente abajo. Un frío vacilante congeló el paisaje, escarchando la confianza en hielo vulnerable.
Llovieron las Dudas.
Recuerdo aquella mañana gris y opaca, me sentía perdida en un vacío inestable. Hoy, refugiada en mi interior impermeable, comprendo que las tormentas son tormentas y no estaciones perennes.
Miro al cielo y le digo-Ya escamparás. Por más que te empeñes, detrás de ti hay un sol que sigue brillando.

P.D.Semana plomo donde las haya, incluido el finde que he pasado leyendo unos quinientos folios de protocolos. Por favor, que alguien le diga a los de arriba que yo no soy una máquina.
Si el trabajo dignifica, soy la más digna de España-léase en tono peineta plantá y bata de cola en plan Pantoja.
Y hablando de otra cosa, leyendo a Sefarad, secundo su iniciativa y en breve daré espacio en el blog a la lucha contra la pedofilia. Veréis, es algo que me tropiezo con demasiada frecuencia. Y creedme, es terrible la magnitud de dolor que siembran estos engendros.

martes, 4 de noviembre de 2008

COSITAS VUESTRAS

No os podéis imaginar lo que en ocasiones me cuesta mantener la compostura en la consulta. Y es que a veces los pacientes tenéis unas cosas…
Esta tarde, en la primera visita, Berta llama a la puerta y entra con cara de jota.
-Perdona Charo, pero es que tengo a una señora al teléfono preguntando por el médico que cose orejas.
Dos segundos de silencio y me oigo diciendo;
-Ah, pues dile que nosotros no nos ocupamos de las orejas, solo cosemos los…- Stop, parada a tiempo. Tener a una paciente delante me ha hecho darme cuenta de que la comparación taurina no era demasiado apropiada.
Respondo a la llamada, ya que Berta me ha leído el pensamiento y es incapaz de hablar.
-Vamos a ver, ¿pero se ha herido?- yo ya me veo a la señora con la oreja en el bolso.
-No, no, solo quiero que me cosan las orejas-en plural-pero no se qué médico hace eso.
-¿Se refiere a una otoplastia?- Ahora la imagino como a Dumbo aterrizando en la sala de espera.
-Que no, que no. Si solo quiero que me cosan las orejas, ¿sabe usted?- A esas alturas, yo ya estoy buscando la cámara oculta.
Entonces se me enciende la luz.
-A ver, tal vez se refiere a un desgarro en el lóbulo ¿le han arrancado el pendiente?-Lanzo china al aire.
-Eeeeeso es- Por fin, me voy aclarando.
-Pues eso tiene mal arreglo,-le digo- ¿Cuántas horas hace más o menos?- Valoro si la debo suturar o mandar a urgencias.
-Ah, pues hace nueve años.
Ahí me ha matado. Finalmente la derivo a cirugía plástica y le explico que se trata de una reconstrucción que debe realizar un estético.
Me quedo con el teléfono en la mano y le digo a Berta que me recuerde mañana publicar una oferta de trabajo en el colegio de médicos, solicitando “médico que cose orejas”.
El resto, ya lo suturo yo.

P.D.Para acabar el día, una suruta en cuero cabelludo de diez puntos. La mayoría de mis compañeros prefieren las grapas, pero aun que es una zona de baja sensibilidad, yo prefiero rasurar un poco, infiltrar anestésico y suturar. He conseguido tranquilizar tanto al pobre chico, que se me ha dormido. Literalmente. A poco que me ronca en la camilla.

lunes, 3 de noviembre de 2008

MOTIVOS


A veces, solo es cuestión de escuchar

Cuando alguien te da las gracias desde el fondo de una mirada y puedes leer la confianza ciega escrita en sus ojos; sabes que cualquier esfuerzo mereció la pena.

Día Flower powerDe estos también tocan, no van a ser todo disgustos.
Y hablando de penas y otras miserias…cawen en el euribor y la madre que lo refundó. Ea, ya lo solté.

domingo, 2 de noviembre de 2008

TAITANTOS, MEA CULPA

Acabo de ver la película El Novio de mi Madre, de Michelle Pfeiffer. Reconozco que ella, junto con Meryl Street, son mis actrices fetiche; animales escénicos donde los haya.
Me ha dejado con una sonrisa pensativa. Y es que me he visto reflejada punto por punto en la situación, que no en el contexto. Mujer cuarentona-ya la palabra parece un insulto-, soltera, y sin espíritu marujil. En la película, Michelle se enamora de un chico de veinte y nueve. No es mi caso. Pero si que me empiezo a sentir como un pez fuera de su pecera en determinadas situaciones, como le pasa a la protagonista.
Hay una escena, en la que su chico la lleva a una discoteca; primera cita, ya sabéis, todo nervios e inseguridades. Ellos dos van a lo suyo, pasando del entorno. Me refiero a que ella no adopta una pose soycomovosotros, no intenta aparentar lo que no es. Simplemente está en una nube, deslumbrada por una persona que la hace sentir como si fuera el centro del universo. Y sin embargo, tiene que enfrentarse al desprecio burlón de los jóvenes que la miran como si fuera una alienígena.
Y yo me pregunto, qué está pasando. ¿Contar años es un delito?
Pertenezco a esa generación que creció dejándose la piel para prepararse más y mejor. Y nos convertimos la gran mayoría en excelentes profesionales de una inmadurez emocional impresionante. La mayoría de mis amigos están divorciados o infelizmente casados-sin contar con los solteros electos como yo-. Es lo que hay, no se puede ser bueno en todo.
Así que ahora hay una enorme cantidad de personas dispuestas a seguir viviendo en el mercado de las relaciones-del tipo que sea, no me refiero solo a las de pareja-. Y se encuentran con que no hay sitio para ellos. Al parecer, ese es un territorio privado, el coto de caza de los jóvenes. Menuda estupidez.
¿Qué pasa si quiero salir de copas y bailar toda la noche? No pretendo sentirme con treinta años, porque no los tengo, ni falta que me hace. Pero con mis recién estrenados cuarenta, puedo hacer lo que me de la gana, sin tener que sacudirme las miradas de quéridícula pegadas a mi espalda. Yo ya me he ganado el derecho a pasar de mi trasero tobillero, de la celulitis en los muslos o de las estrias. Ya no me hace falta un cuerpo perfecto para valorarme, porque yo ya se lo que valgo y no me voy a tasar en función del número de entradasAsaco.
Qué se supone que he de hacer a los mis años, ¿vestir de siesa, engordar en plan mamma italiana, tatuarme la lista de la compra en la frente? Lo tienen claro.
Así que no puedo evitar sonreir con condescendencia, a esa soberbia inmadurez que se cree la dueña del mundo. Porque olvidan que con suerte, con mucha suerte, algún día entenderán lo bien que te sientes a mi edad.

P.D.En realidad, aun no he sufrido en carnes esa situación, quizás porque yo no tengo vergüenza, o tal vez porque voy a mi aire y no me fijo en si cuadro o descuadro en un sitio. Tan bien es cierto que salgo poco. Llego al viernes reptando, así que últimamente mis findes son tipo marsupial. Habrá que hacer algo al respecto…
Y hablando de películas, el otro día vi Mamma mia y a poco acabo bailando sobre el sofá. Cómo me gustaría pasar, aun que solo fuera un día, en esa isla mágica; que todos los habitantes me cantaran Chiquitita cuando tuviera un mal momento, o acabar la jornada vestida de reinona drag bailando Dancing Queen. No estaría mal, nada mal.


Ahh, que sino lo cuento reviento. Laura me ha pedido que asista a su parto-vamos, presencial, no como médico-, y eso me ha emocionado más que si me nombrara madrina, porque se que simplemente por estar allí se sentirá más arropada, y porque voy a ser de las primeras personas que le vea la carita a su hijo.
Mil gracias laury, significa mucho para mi.