miércoles, 12 de noviembre de 2008

SI, VA POR TI

Soy de esas pobres locas que aun creen que se puede cambiar el mundo. Llámame ingenua, sonríe con burla, no te cortes.
Pero no dejes de leer.
Esos baners que ves a tu izquierda, son algo más que un barniz a mi conciencia o a la tuya. Representan un compromiso personal con el dolor ajeno, parte de mi batalla contra el sufrimiento.
Desde que puedo recordar, quise ser médico. Y paseé con ese sueño infiltrado en la piel por las etapas más extremas; desde la imagen utópica de la profesional aséptica que anda todo el día salvando vidas, a la real, la de una médico de familia de un pueblo, donde no puedo dar tres pasos seguidos sin que alguien me salude y me enganche para charlar. También he colgado en mi bata momentos muy duros, esos en los que me gustaría arrancármela y quemarla en un exorcismo. Pero sin duda, las experiencias más dramáticas han venido siempre de la mano de un niño.
Afortunadamente para mí, que no soy pediatra, son pocos los casos en los que me he tenido que enfrentar directamente a un abuso infantil. No, lo más frecuente-no imagináis cuanto-, es que reciba en mi consulta al adulto mutilado por una infancia quebrada. Personas a mitad de hacer, esbozos de ser humano perdidos en sentimientos de culpa ajenos que cargan al cuello como una soga. Y es terrible ver como esas improntas psicológicas han abortado cualquier atisbo de normalidad, cualquier oportunidad de ser simplemente uno más de su especie.
No creo que logréis imaginar la magnitud de la soledad que sienten.
Cuando esto pasa, yo hago mi labor, rescato a mi paciente de si mismo y de su propia historia. Le enfrento de manera controlada a sus monstruos hasta hacerle ver que no forman parte de él mismo, sino que son algo aberrante a su existencia y que se pueden extirpar. Cuando son capaces de ver esto, es el momento de derivarlos a psicología.
Se curan, tras décadas de silencio autoimpuesto por vergüenza o miedo, consiguen drenar toda esa porquería y verse- por primera vez en su vida- a si mismos, desnudos de miserias extrañas, limpios de perversidad sufrida.
Recuerdo cada mirada después de este proceso. Tiene un brillo muy especial.
Y es entonces, cuando en mi mente, ese brillito se traslada años atrás, y lo ubico en los ojos de los niños que fueron. ¿Cómo nadie pudo hacerles daño? ¿Por qué no estuvimos ahí para protegerles?
Este no es un post más, me importan dos leches si me consideras mejor persona por esto, o directamente una pesada infumable. Me da absolutamente igual. Me conformo con que hayas leído hasta aquí, cliques en esos enlaces y abras tu mundo confortable y protegido a esas realidades feas y malolientes. Eres bloger, te mueves por internet y sabes lo que hay. Se sus ojos, no perdones y denuncia siempre que te lo tropieces.
Esto también va contigo.
P.D.Respecto a MSF-Médicos Sin Fronteras-, soy socia desde que me licencié. Pero toda mi aportación se resume a una cuota mensual. El dinero lava conciencias, pero no la mía-la muy jodía es un poco especial-, así que hacedme un favor…entrad en la página, leed y si después consideráis que no podéis hacer nada… yo ya me callo y os dejo en paz. Palabrita de Andaya.
Reposdata:
Me ha costado mucho, mucho escribir este post. Llevo retrasándolo tres días, y lo he borrado unas siete veces. Así que mejor lo cuelgo tal cual, esté como esté, o lo volveré a borrar.

Me toca las webQue a fecha 14/11/08 la campaña MSF lleve 1718 firmas, y que una página creada para que se retrase la Copa Davis, y así pueda jugar Nadal, tenga más de 12.000 en 48 horas... ¿Estamos locos o ciegos? ¿De verdad alguien piensa que esto no le afecta? PODRÍAN SER TUS HIJOS.

25 de Noviembre

15 comentarios:

charro me dijo:

Siempre he pensado, y lo sigo haciendo, que es maravilloso tener una profesión en la que de una manera u otra haces algo por los demás. Los que no tenemos la suerte de tener una profesión como puede ser médico, misionero, bombero... en fin; y colaboramos con alguna asocicación de niños, lo hacemos porque nos lo dicta nuestra forma de ser; no por ser mejores personas que las que no lo hacen.
Es precioso lo que has escrito. Ojalá la gente se conciencie de que ayudar a un niño cuando es pequeño es ayudarle a ser feliz en el futuro, no sólo a él, sino a todo su entorno.

gloria me dijo:

Eres increíble, de verdad, y no te voy a llamar ingenua porque no creo que lo seas. Me recuerdas tanto a alguien a quien quiero muchísimo, que te entiendo a la perfección (ella quiso hacer medicina, pero no pudo ser, y usáis palabras muy parecidas al hablar del mundo). Cómo celebro haberte descubierto.
Me recuerdas a Silvia, cuando tengas un ratito, lee en mi blog (en las etiquetas) todo lo relacionado con ella, no hay mucho, pero suficiente.
(Visito Médicos Sin Fronteras)
Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión me dijo:

Bonito muy bonito!
Saludos!

Moonchild me dijo:

Le he dado vueltas al asunto desde que lei tu nota. Sin poder postear. Creo que por el momento mi unica forma de ayudar es por medio de la difusion. La otra es crear conciencia, pero creo que es parte de mi lucha diaria. Gracias y saludos.

Polanesa me dijo:

Yo también soy una de esas personas que todavía creen que se puede cambiar el mundo.
Soy apenas una estudiante de Trabajo Social, con lo que sé que me espera un futuro con mucho compromiso social. Pero no todo termina ahí.
Porque ese compromiso se da día a día, cuando simplemente caminando por la calle te encontrás con una infinidad de detalles que suelen pasar desapercibidos, pero que apenas te acercás a observar notás todo un mundo que estaba perdido, y que sigue perdiendo a medida que nadie se detenga a ser parte de él. A integrarse a esa realidad que nos pasa por al lado como si no nos perteneciera. A transformala.

Hoy conocí un blog que me llenó de angustia pero también de esperanza. Es el blog de una docente que trabaja, con una vocación admirable, en diferentes escuelas de las zonas más jodidas de Buenos Aires.
Es terrible porque cuenta historias que superan la imaginación más morbosa. Pero también es hermoso, porque es una prueba viviente de que todavía existen personas que luchan desde su lugar en el mundo por lograr un mundo mejor.

Te lo recomiendo:

http://www.labonaerense.com/

Un saludo grande, ya actualicé tu link =)

Polanesa

Sefarad me dijo:

Leí tu entrada hace un tiempo pero no podía responder hasta hoy, sólo te digo que se me nubló la vista.

Gracias Charo.

Sefarad me dijo:

Y petonets.

Emyn me dijo:

hola!
Lei completamente la entrada. Y es cierto lo que dices, a veces somos tan ciegos por las cosas que pasan en el mundo y solos nos preocupamos de lo que nos sucede a nosotros, creo que somos egoistas. ( porque todos los hemos sido en algun momento), claro podemos llorar un poco porque vimos en las noticias que mataron a un pequeño, pero eso solo afecta un minuto de nuestras vidas. Pero a la familia de el, le afecta para toda su vida. Creo que debemos ser más solidarios y DEBEMOS alegrarnos porque existen este tipo de obras y de esta forma ayudar a que este MUNDO salga adelante y deje de ir tan a la autodestrucción que de apoco nosotros mismos hemos creado.

Besos.
( me gusta tu blog)
PD: Estudio Psicologia, quizas por la misma razón que estudiaste medicina.

"intentar cambiar al mundo".
aunque sea dificil. pero siempre es mejor aportar algo pequeño antes que nada.

Susy me dijo:

Amiga, cómo te comprendo. Quizás algún día nos hemos encontrado sin saber por que, a lo que yo me dedico es parejo a lo que te dedicas tú y de forma igualmente vocacional.
Cuando veo en mi despacho a un niño, a un adulto o a un anciano, es decir, a cualquier persona, suelo sumar a lo visto y lo relatado por ellos todo aquello que jamás ellos relatarán. Y todo me duele.

Sí, quizás nos conozcamos ya o nos lleguemos a conocer antes o después.
Felicidades y un abrazo en fraternidad.

Anailogica me dijo:

No puedo con las injusticias, haré cuanto esté en mi mano, aunque ahora estoy en un mal momento como ya sabes.
Gracias por tus consejos, tu apoyo, tu cariño, y tus palabras.
Te quiero pequeñaja.

Jo mateixa. me dijo:

No creo que seas ingenua por decir lo que piensas en voz alta. Más bien diría que eres consecuente, valiente, auténtica. Tu has puesto palabras a los que otros pensamos o sentimos y le has dado voz. No dejes nunca de hacerlo. No dejes nunca de ser tu.
Gracias y sigue asi.

almena me dijo:

Yo... me he emocionado con tu post.
diosssssss cuántas miserias que igoramos. Sí, el mal existe aunque no lo sepamos. Y tú -se tranquilice o no tu conciencia- luchas contra él.

Abrazo grande!

debysss me dijo:

es alentador pensar que sin importar la edad hay personas q crean q se puede cambiar aunque sea algo en este mundo... yo también lo creo, pero muchísimas veces a pesar del optimismo que debería gozar según muchos por tener apenas década y media d existencia queda opacado por "nada se puede cambiar" o "nada puedes hacer para que no sea así" la palabra admiración se formo en mi cabeza y dude en escribirla, la borre dos veces jajaja pero aquí va, porque es lo que siento por ti después de tan solo haber leído unos tres post tuyos
comencé a leerte, las entradas antiguas y así, ya te estoy por alcanzar, por cierto me agraria que visitases mi blog...

Susy me dijo:

Si cada cual en su ámbito, el que sea, pone su granito de arena y comparte su personal compromiso con el mundo, tengámoslo presente, el sufrimiento será menor.
Que sepas que un amigo ha dejado un comentario en mi casa en el que alude al tuyo, alabándolo, como continuación a mi post.

Otro abrazo.

ISABEL MIRALLES me dijo:

¿Qué sería del mundo sin "ingenuos" dispuestos a ayudar a las personas para que puedan tener una vida más digna?

Deberían existir más "ingenuos" en el mundo y quizás las cosas podrían ir un poquito mejor. Ojalá todos los políticos fueran "ingenuos"

Besos.