domingo, 9 de noviembre de 2008

CAMBIOS CLIMÁTICOS


Aprendí a bailar bajo la lluvia

El cielo se cerró de repente y no hubo forma de convencer al Sol de que disipara las brumas. Miles de interrogantes preñaron las nubes, y un viento de incertidumbre arrasó cualquier entereza a su paso. Charcos de indecisión anegaron el suelo, y toda firmeza resbaló pendiente abajo. Un frío vacilante congeló el paisaje, escarchando la confianza en hielo vulnerable.
Llovieron las Dudas.
Recuerdo aquella mañana gris y opaca, me sentía perdida en un vacío inestable. Hoy, refugiada en mi interior impermeable, comprendo que las tormentas son tormentas y no estaciones perennes.
Miro al cielo y le digo-Ya escamparás. Por más que te empeñes, detrás de ti hay un sol que sigue brillando.

P.D.Semana plomo donde las haya, incluido el finde que he pasado leyendo unos quinientos folios de protocolos. Por favor, que alguien le diga a los de arriba que yo no soy una máquina.
Si el trabajo dignifica, soy la más digna de España-léase en tono peineta plantá y bata de cola en plan Pantoja.
Y hablando de otra cosa, leyendo a Sefarad, secundo su iniciativa y en breve daré espacio en el blog a la lucha contra la pedofilia. Veréis, es algo que me tropiezo con demasiada frecuencia. Y creedme, es terrible la magnitud de dolor que siembran estos engendros.

6 comentarios:

Sefarad me dijo:

Perfecto Charo, aunque no se erradique con este tipo de iniciativas al menos puede que encendamos la bombilla a esa gente que tiene la mente apagada y por miedo, no denuncia.

uno me dijo:

si, si bailar.
Eres Ginger Rogers, pero con el fonendo al cuello y la bata blanca.
Ah, mi bata, ande andará. Ahora la busco, mira, y la cuelgo del perchero.
Esa birra se va ha quedar sin espuma, desventá decís vosotros, creo

Isabel Romana me dijo:

Pues sí, las alteraciones atmosféricas son eso, alteraciones y, además, pasajeras. En cuanto al trabajo, eso es mucho peor.
He tratado de entrar al blog de Sefarad sin éxito. No sé cual puede ser el problema. Saludos cordiales.

charro me dijo:

Venga arriba. Esas lágrimas secas que forman la tormenta son eso; secas. Es eso; tormenta. Nada más.

No hay cosa más cruel y indigna que la pedofilia. Y si tienes niños te afecta mucho más. Me alegro que hayas dado este paso. Yo desde aquí seguiré tus huellas.

Un beso.

gloria me dijo:

El gris no puede durar mucho tiempo con un paraguas así, ¿verdad? Como tú bien dices, ya escampará, por más que se empeñe...
Precioso blog, te presento a tu nueva admiradora.
Un beso.

Hell me dijo:

Sí... afortunadamente las tormentas pasan y el sol vuelve a salir...Pero oh! Qué bellas y poderosas pueden ser las tormentas,siempre recuerdas más una tormenta que un día de sol...marcan más...
Besos