jueves, 1 de mayo de 2008

MI PIJAMA A RAYAS


Sentada en la sala de tratamientos del hospital de día, intento aislarme de la dureza que me rodea. Mi padre comparte box con pacientes oncológicos, y por más que su salud sea delicada, no dejo de sentirnos como espectadores intrusos de una intimidad que no nos pertenece.
El gotero se desliza lentamente, y mi padre se duerme mientras el hierro fortalece su sangre.
Intento no mirar a mi alrededor por puro respeto. Me resulta muy difícil despegarme de mi bata blanca, y no repasar los protocolos quimioterápicos intentando deducir un diagnóstico. Y salvo que algún paciente quiera conversar conmigo, siempre llevo un libro en el que encerrar una curiosidad que podría ser hiriente.
A veces es imposible. La ves tan frágil que apenas tiene fuerzas para reclinar su sillón. Y en un acto reflejo te levantas y la ayudas. Su acompañante, un anciano con signos evidentes de insuficiencia cardiaca, me sonríe con agradecimiento mudo. Su agilidad está mermada no tanto por su edad, como por su disnea-dificultad respiratoria-. Entonces me cuentan su historia, esa tan dura que deja la hemorragia de mi padre en una simple anécdota. Desvisto la mirada de lástima, no la necesitan, en realidad es lo último que quisieran ver. Hablamos durante un rato de otros tiempo, dejo que recuerden esos días en los que la esperanza era una constante y no una urgencia.
Pero hoy no, hoy estamos solos en el box. Y mi libro no es un par de discretas gafas oscuras.
El Niño Del Pijama a Rayas de Johh Boyne.
La historia, su historia, se va metiendo en mi sangre como un gotero más. Y acabo mi tratamiento casi al mismo tiempo que mi padre.
Entré en aquella sala con mi uniforme blanco, y salí con mi pijama a rayas, sin importarme demasiado en qué lado de la valla caminaba.

PrescripciónDebería estar obligado por ley leer este libro. Es más, yo lo incluiría en el calendario vacunal pediátrico, con dosis de refuerzo en adultos.
No puedo contaros el argumento, simplemente leedlo.

FELICIDADES MAMÁ
De las cuarenta fotos-aproximadamente-, que le hice a tu ramo, esta en sepia es la más decente. Pero con todo, la mejor es esa en la que nos sonríes y sacas la lengua, a caballo entre la lagrimita y la protesta. No tiene precio.

Rescatado de mi blog en ya.com

1 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
Tomo nota, sera mi proxima lectura ( y si es obligatorio por ley aun mas )
Me alegro deverte en plena forma. Un gran abrazo.
Armando Bronca Segura Domingo, 1 Junio 2008 19:18 (Web)

Dime:
Sí, a mi también me gustó.

Un paseante
Petit calfred Martes, 27 Mayo 2008 20:09 (Web)

Dime:
Andaya,
he estado ausente por motivos ajenos a mi voluntad, de nuevo, felicidades a tí, a tu madre y un abrazo.
Susy Miércoles, 14 Mayo 2008 22:18 (Correo) (Web)

Dime:
No necesitan una mirada de lástima, eso es cierto, pero hay veces que tampoco sabes muy bien que necesitan, que esperan de ti, y como conseguirlo.

Ese libro me llamaba la atención desde hace días(o meses) en las estanterías de las librerias, pero tenía miedo de comprarlo,y que resultase otro de esos libritos ultracomerciales. Pero gracias a tu recomendación creo que me lo compraré la próxima vez que lo vea.

Otro que debería ser lectura obligada en la infancia, y con recuerdos(varios) en la edad adultad, como si de vacuna se tratase, es El principito, un libro para reflexionar en las cosas que de verdad importan.
Rosa Vanidosa Miércoles, 7 Mayo 2008 13:01 (Web)

Dime:
Apuntado queda y... deseo que estéis pronto en casa. Sonará egoísta pero ese ambiente agota así que en cuanto esté mejor tu padre, a casita. Ya, ahora suena infantil. Y qué mejor deseo que el que te da un niño.
Sefarad Viernes, 2 Mayo 2008 23:34 (Web)

Dime:
"El niño del pijama de rayas" impresionante y maravilloso libro. Se lo he recomendado a mucha gente y hace unos meses se lo regalé a mi hermano de catorce años porque pertenece a la generación de la ESO y necesita que de vez en cuando se le haga pensar.
La foto no podía ser mejor
ÉonoÉ Viernes, 2 Mayo 2008 18:30 (Correo) (Web)