viernes, 7 de septiembre de 2007

IMÁGENES DE AYER


Los sueños también se heredan.

Hablando con mi madre, me confesó que a ella le hubiera encantado ser médico, pero que no habría podido soportar las prácticas de anatomía. Le sonreí con cierta lástima.
Mamá pertenece a esa generación de posguerra que aprendió a leer y escribir, cómo y cuándo pudo. A los siete años ya trabajaba sobrehilando pantalones. Infancia vestida de necesidad, un duro medio para los sueños de una niña.
-Hubieras sido una gran doctora,-le dije. Y realmente lo creo así. Tiene esa intuición tan difícil de aprender en las aulas, y una calidad humana que le permite empatizar hasta con las piedras.
Entonces me recordé a mí misma en aquella sala inmensa invadida por el olor a formol.
El pelo rizado- milagros de una permanente no meditada-, y unos ojos que pretendían absorberlo todo con una mirada. Parecía un caniche asustado. Mi bata blanca, mal planchada, me quedaba grande, y aunque arremangaba los puños, daba la impresión de ser una mocosa disfrazada de médico. Enfundaba mis manos en los guantes de látex con la misma indiferencia que mis compañeros. Pero en mi interior, vivía esa especie de ritual con una solemnidad casi ridícula. Al fin y al cabo, me conferían el privilegio de descubrir los misterios de un cuerpo sin vida. Con movimientos torpes e inexpertos, casi tanto como mis ansias por aprender.
Volví a mirar a mi madre, pensando en la indiferencia real con que ahora me pongo los guantes-ni siquiera es ya un acto consciente-, en la firmeza de mis actos, en la seguridad de mis gestos. Y le sonreí de nuevo.
-Eso es lo de menos, mamá. Simplemente, práctica y ganas. Hubieras sido la mejor de los médicos.



P.D.Mejor dejamos lo del post destroyer para otro momento.
Se siente.
No tengo la piel levantada ni me escuece vivir, solo un nudo en la garganta y pánico escénico disfrazado de reflexión. Así que otra vez será.

Rescatado de mi blog en ya.com

1 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
en mi casa hay dos de tu rama (segunda-mami y hermana) y te aseguro q aunq admiro el trabajo q hacen yo nunca podria hacerlo, vamos!! ponme una gotita de sangre delante y ya veras como caigo redonda al suelo!! jaja
Creo q ser médico es algo muy grande y hay q nacer especial para serlo, seguro q tu madre lo es.

Besitos salados de CHOI

p.d. espero q te llegara mi mail contestando, es q ultimamente mi correo está tonto
CHOI Lunes, 10 Septiembre 2007 19:11 (Web)

Dime:
Holasss la "xiki" volvio!! jejejeje (eso de xiki no me lo creo ni yo!!)

Buenooooooooooo a que te viniste encantada con Mexico??????? y las fotos????...yo hasta que no lo viví no lo creí.. No es que haya viajado mucho, de paises solo he ido a Francia pero.. a pesar de todo, es como "frio" por mucho que se diga que Paris es la ciudad del amor, si que me encantó la zona de Montmartre...pero me quedo con las sensaciones vividas y sentidas en Mexico...me volveria sin pensarlo dos veces..

Es verdad, todo se hereda, hasta los sueños, hasta los miedos.... Recuerdo que una hermana de mi madre que vivia con nosotras tenia pánico a las tormentas, pero era de risa!! cuando oia un trueno te la podias encontrar debajo de la cama, de película!! mi madre y yo que era una peque, nos reiamos.. Con el paso del tiempo, mi madre no podia ver una nube.. decia: ufff mira que nube mas negra, esa nube es de tormenta.... y mas de una vez me tuve que volver del trabajo para estar con ella cuando se montaba una tormenta gorda y se ponia a llover a mares (el estar en el campo creo que acentuó ese miedo) y...ahora yo.muchas veces me riño a mi misma porque empiezo a mirar de mala manera a las nubes negras!!!

Asi que todo se hereda, y mas si ella le gustaba la medicina, seguro que comentarios al respecto haria, y eso sin darnos cuenta, queda en el subconsciente hasta que sale..
Admiro y respeto a los médicos, hay que tener, temple, corazon, sentimientos, al mismo tiempo que frialdad, dureza... de no ser asi, cargariais con todo y os quemarias rapidito rapidito..

Sabes? como soy cobardica ante las enfermedades, avece pienso que deberia haberme buscado un marido médico!! jajajajaja.... bueno..ahora te tengo a ti como amiga, seguro que alguna vez abuso de la confianza!! Por cierto, que...ando en camino de tener una cantera, pues me ha salido "arellina", tratamiento: agua agua y mas agua... veremos como me las maravillo cuando deje de hacer calor y no apetezca beber...

Buenooooooooo que me enrollo y no paro, hasta la proxima!!!


Pepa Lunes, 10 Septiembre 2007 09:49 (Correo) (Web)

Dime:
Qué tendrán todas nuestras madres, para ser tan increíblemente fantásticas...?

Discrepo, pero poco... no tienes empatía.

A mí me has jorobado, estoy deseando "el destroyer"

Cuídate
hombresymujeres Domingo, 9 Septiembre 2007 20:09 (Web)

Dime:
Pues yo siempre he pensado que para ser médico se necesitaba ser de una pasta especial. Tiene que ser alguien que sepa desconectarse de sus emociones de vez en cuendo para no hundirse, tener mucha confianza en sí mismo porque se están jugando vidas humanas. Yo no sería capaz de irme a casa y no comerme la cabeza todo el tiempo pensando en si hice lo correcto o me equiviqué en algún diagnóstico. Buff... Desde luego no es para mí. Siento admiración por la gente de esa profesión.
Besos
Hell Sábado, 8 Septiembre 2007 22:41

Dime:
Estoy totalmente de acuerdo con Sefarad y, al igual que piensas tú de tu madre, veo en ti una capacidad de empatía con los demás y una sensibilidad especial de las que ella seguro que se siente orgullosísima. :)
Kundry Sábado, 8 Septiembre 2007 16:30

Dime:
De algún lado te ha de venir esa sensibilidad que te lleva a ser no sólo la médico de tal o cual paciente, sino incluso aquella persona en la que poder desahogarte cuando los problemas no sólo de salud, te ahogan. Eso... es un don y tú lo tienes.

Tú también eres una de las mejores médicos con las que uno pueda encontrarse.

Y OHMMMMMMM, todo irá bien.
Sefarad Sábado, 8 Septiembre 2007 13:48 (Web)