jueves, 30 de agosto de 2007

PUNTO EN BOCA


A estas alturas, y todavía me descolocan.

Ya estaba tardando en verme en una situación embarazosa. Y es que yo, con la boquita cerrada, estoy mucho más mona, creedme.
Imaginaros; seis de la tarde, en la inspección médica. Recibo a un paciente atendido esta mañana por mi compañero, y derivado al hospital para la extracción de un cuerpo extraño en un dedo.
El señor en cuestión es un ecuatoriano afincado en España desde hace nueve años. Una vez tramitada la asistencia, nos hemos puesto a hablar. Una de esas conversaciones triviales que surgen cuando ya no tengo más citas y el paciente no tiene prisa.
Le preguntaba sobre su adaptación a la sociedad española- nada como salir de casa para darte cuenta de lo maleducados que somos aquí-, las razones que le hicieron abandonar cuanto conocía y embarcarse, él y su familia, en un comienzo desde cero. Me habló del crack económico que su país sufrió hace casi veinte años. De cómo cambiaron las cosas, su quiebra, la de miles de familias…
Luego me comenta que va a volver a Ecuador a montar un nuevo negocio, pero no de construcción, como el que tenía antes. Él es del sur, pero quiere irse a Quito, la capital, porque según dice, es allí donde hay dinero.
Y es entonces cuando yo le pregunto- ¿Y qué tipo de negocio vas a abrir?-.
Calladita, calladita estoy más guapa.
-Ah, pues un prostíbulo- me contesta como quien no quiere la cosa.-Pero de alto standing y todo por lo legal.
No se qué cara he puesto. El clip con el que andaba jugueteando ha salido disparado de golpe, y yo no sabía donde meter las manos ni la mirada. No es que yo me haya caído de un guindo; tengo pacientes carcelarios en régimen abierto, cocainómanos, gente de todo tipo. Pero este me ha dejado muerta matá.
Tras un silencio incómodo, y tres o cuatro carraspeos, se me ha escapado un pensamiento fugaz.
-Pues aquí no podrías montarte un puticlub, vamos que es ilegal y a los proxenetas los meten en la cárcel.- Según lo he soltado me he ido hundiendo en la silla. Pero el hombre, lejos de molestarse me contesta;
-Ya, ya, aquí está bien difícil-Menos mal, pensé- Para la…"discoteca" que voy a abrir, las licencias tardan mil años. Y eso que mi esposa trabaja en el ayuntamiento.
Hay muy poca gente capaz de hacerme callar, pero ante esto…punto en boca.



P.D.Próximo post, destroyer. Vamos, de los muy Andaya.
Advierto.
Por cierto, no os perdais lo nuevo de Mis Crisis . Muy buen post Pilar, aun que reconozco que me hinchó la vena de la Patiño.

Rescatado de mi blog en ya.com

1 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
Gracias por recomendarme.
Yo, aunque se que está feo, también creo que un prostíbulo es un buen negocio.
En broma (claro) lo he hasta hablado con amigas. Tener a las chicas fenomenal claro y no obligar a nadie a nada. Vamos, que fuera un "buen sitio" para trabajar. Pero no nos vamos a engañar; los prostíbulos siempre están llenos.....un buen negocio!!!
Y muchas chicas (no todas claro) se dedican esto porque quieren, no digo las de la Casa de Campo, pero si las que ya son de más "alto standing"...hay que tener estómago, yo no podría..
Pilar Lunes, 3 Septiembre 2007 10:46 (Web)

Dime:
situacion embarazosa, ejem ejem
q lista q eres jajaja, mujer y medico tenias q ser :P jaja
8 semanitas wapa!! ya contaré :)
Besitos salados de CHOI
CHOI Sábado, 1 Septiembre 2007 20:44 (Web)

Dime:
tema peliagudo en el que es facil estar de acuerdo con todos, aunque se corre el riesgo de que te tachen de racista.
Yo no soy racista y lo digo bien alto, pero a veces ellos no se integran, y nos hacen responsables a nosotros en general... no se pero algo falla y creo que no somos nosotros
Un beso
gansumino Viernes, 31 Agosto 2007 16:01 (Correo) (Web)

Dime:
H&M, estoy de acuerdo, pero con matices. Como te dije antes, el concepto inmigración es algo difuso y excesivamente plural. Es cierto que parte de los inmigrantes, sobre todo hispanos, vienen a España a capitalizarse, mandando dinero a su familia y poder regresar cuando su situación económica se lo permita. A estos, se la suda bastante la integración, y se mueven "entre ellos" regidos por sus propias normas y costumbres. Luego están los que vienen en grupos masivos para trabajar como temporeros, y sacarse así la manutención de todo el año (generalmente rumanos). Tampoco se integran, pues no fijan su residencia definitivamente en nuestro país.
También tenemos a personas, cuyas diferencias culturales son tan brutales, que directamente desprecian nuestras costumbres y nuestras leyes (comunidades de musulmanes).
Y por supuesto, están los subsaharianos e inmigrantes de países africanos paupérrimos, a los que nuestra sociedad les hace prácticamente imposible la integración.
Hay que pensar, que cuando una persona decide abandonar todo cuanto conoce e irse a un país extranjero, generalmente es porque su situación es precaria. Lo que propicia que, dentro de toda esta avalancha, también venga lo mejorcito de cada casa.
No hace tantos años, éramos nosotros los que emigrábamos, sobre todo a Alemania. Y entonces allí nos consideraban una plaga, como actualmente a los turcos. Mi abuelo fue uno de los que se fue para mejorar. Y era un mal bicho. Si fueron muchos como él, puedo entender perfectamente el rechazo hacia los españoles.
Y una vez matizado el problema, también he de decirte, que por contra, la mayoría de inmigrantes que conozco, solo aspiran a tener una vida normal, como nosotros. Se van adaptando con el tiempo, a medida que conocen nuestros usos, y que nosotros se lo permitimos.
En mi finca hay dos casas con gente hispana. En una de ellas, ambos padres trabajan en comercios del barrio. Se han ganado el respeto y cariño de todos. Los pequeños estudian en el colegio del barrio, y la adolescente, es una respondona insoportable como todas las de su edad. Igualito que las españolas.
Tres pisos más arriba, vive otra familia o lo que sea, que se pasa por el forro el que sean las cuatro de la madrugada para poner reguetón a toda leche y acabar a grito pelado, bien por peleas con leches por medio, bien por relaciones sexuales bastante públicas. Y esto, cuando es casi todos los días y tú te tienes que levantar a las 7 de la mañana, pues como que jd.
¿Por cual de los dos casos juzgo a los "inmigrantes"?
H&M, prefiero no juzgar a nadie y en el caso de hacerlo, solo a personas. Corro menos riesgo de equivocarme.
No creo que nada de esto pueda tacharse de racismo.
Andaya Viernes, 31 Agosto 2007 11:18 (Correo) (Web)

Dime:
Vale, mira que no tengo ganas de polemizar.

De lo que menos hablo en mi comentario es de la prostitución.

El inmigrante latino, es el que habitualmente no se integra, pero sin pajas mentales. No se integra porque no quiere, y educación anda muy limitado. Pregunta en los comercios, y veremos su reacción.

A la contra, en sus países de origen, yo me he quedado encantado con su trato y su atención.

Lo que más me jode, es que si no se dice la verdad, a pie del cañón, que es la calle, enseguida vendrá algún iluminado que está loco por pronunciar la palabra "racista"

Y uno ya está hasta los huevos, de que acusen los menos indicados.

Besos perfectos, como corresponden a un hombre de mi categoría.

Cuídate
hombresymujeres Viernes, 31 Agosto 2007 01:05 (Web)

Dime:
H&M, por supuesto he omitido parte de la conversación, en la que podría demostrarte que no hay sesgo alguno.
Precisamente por mi trabajo, tengo muy claros la mayoría de los aspectos de la inmigración. Incluso aquellos sobre los que no se debate. Decirte que no podemos generalizar y hablar de "inmigración", pues cada cultura es un mundo.
Vaya por delante, que si dependiera de mi, la prostitución sería legal y estaría normalizada, como cualquier profesión. Opino que es la única forma de erradicar la lacra de las mafias y la explotación de la mujer. Cada cual que utilice su cuerpo como estime oportuno, y salga adelante con los medios que considere. Ahora bien, con un mínimo de seguridad y dignidad. Aun no entiendo porqué se estigmatiza a la puta, y se es condescendiente con el cliente. Puestos a juzgar, merecedora de respeto es uno como la otra.
Y por último, aclararte que mi reacción hubiera sido la misma si un español me hubiera dicho con tanta soltura que pensaba dedicarse a proxeneta.
Ni me escandalicé ni juzgué, solo me pilló por sorpresa por el contexto.
Y ahora, opina libremente. Quien escribe se arriesgo a eso, soy consciente.
Andaya Viernes, 31 Agosto 2007 00:52 (Correo)

Dime:
Mi comentario no te gustará, pero en casas ajenas me cuido muy mucho de polemizar.

Las personas que trabajáis en sitios cerrados, considero os equivocáis en los conceptos básicos de la inmigración.

Cuídate
hombresymujeres Viernes, 31 Agosto 2007 00:33 (Web)

Dime:
Quizá esté equivocada, pero me da la impresión de que los hombres latinos son bastante machistas, ¿no?

Lástima que todavía quede gente que piense en eso como algo "legal", "normal" y "habitual".

Desgraciadamente, en el siglo XXI, la esclavitud sigue latente.
Oscura Viernes, 31 Agosto 2007 00:17 (Web)

Dime:
¿No te animas a hacerte socia? Jajajaja, vaaaaaaaale, no es para bromear pero... habría que verte la cara. Ya sabes qué pienso sobre este tipo de negocios, es una verdadera lástima que alguna gente se ve abocada a ejercer este tipo de labor por desesperación. Luego hay otra gente que dice que lo hace porque le gusta... no sé yo...
Sefarad Jueves, 30 Agosto 2007 23:49 (Web)