viernes, 20 de julio de 2007

EL BAZAR DE LOS AROMAS


Quienes me conocen saben que me apasiona el Egipto faraónico. Así que en cuanto la vi, mí curiosidad pudo más que mis prisas. La vieja papelería de estantes naranja chillón, se había convertido en una perfumería.
Dos columnas adosadas franqueaban una entrada diáfana, sin puerta aparentemente. Ambas estaban coronadas por capiteles en forma de lotos, decoradas con grabados policromos de ofrendas al faraón. Se unían por un dintel donde el Dios Atón extendía sus brazos divinos en forma de rayos solares sobre un rótulo que rezaba; El bazar de los Aromas.
No tenía escaparate, simplemente una entrada abierta. Pensé que se trataría de una de esas tiendas donde se venden aceites esenciales en pequeñas botellitas, velas aromáticas y todo tipo de inciensos. Pero al acercarme no percibí ese aroma dulzón tan característico de los establecimientos orientales, ni tampoco el aire floral que te envuelve en las perfumerías convencionales.
El interior de la tienda no era menos sorprendente. Las paredes estaban divididas en pequeños nichos, cubiertos de jeroglíficos, que contenían representaciones divinas. Cada una de ellas portaba un pequeño esenciero, filigranas del más fino cristal, de formas caprichosas e imposibles.
No vi publicidad, ni marcas; no vi precios ni ofertas. Tampoco había mostrador, ni caja registradora, ni datáfono para el pago con tarjeta. Tan solo un especie de arcón con un inquietante Ojo de Wadjet grabado y garras de león a modo de patas. Entonces apareció una mujer que salió de detrás de unas cortinas formadas por cañas. Era joven, alta y esbelta. Llevaba un vestido de fino lino blanco que se ajustaba perfectamente hasta la curva de sus tobillos. Su densa cabellera, peinada en decenas de finas trenzas, se retiraba de su cara sujeta por una banda blanca anudada detrás de su cabeza. De su espalda, pendía un Ank, la cruz de la vida.
Me sonrió mientras se acercaba.
-Feliz tarde- me dijo levantando las palmas de sus manos teñidas de alheña- ¿Qué aroma deseas?
Miré desconcertada los estantes. Sus ojos verdes, profundos, enormes, serenos, me intimidaban.
-Pues en realidad no lo se- respondí- No veo ninguna colonia conocida.
-No,no,no.-La joven negó contrariada.-Aquí no se venden colonias, sino Esencias y, en casos muy especiales, Perfumes personalizados por encargo.
Acarició lentamente uno de los diminutos frascos. Era de un rosa cálido, aterciopelado. La Diosa Nut abrazaba con delicadeza el pequeño recipiente.
Prueba este- me ofreció.- Nut, la Madre, esencia de la ternura.
Abrí con extremo cuidado la frágil botella. Al principio no percibí aroma ninguno, pero justo cuando iba a protestar noté que me invadía un sentimiento de bienestar absoluto. Una pequeña cabeza de rizos enredados asomó por la puerta. Su carita sucia me sonreía. De pronto, el pequeño entró corriendo y se abrazó a mis piernas. La madre del niño entró en su busca.
-Vamos-le dijo mientras le cogía en brazos-deja a la señora y cómete la merienda.
La joven de ojos verdes me quitó el frasco de las manos y después de una leve inclinación de cabeza, volvió a depositarlo en su recipiente.
-No entiendo- le dije- La esencia no huele a nada pero me cambió el estado de ánimo. ¿Cómo es posible?
-No es así exactamente.-Escogió otra figura de su nicho- Seth, el Demonio, esencia de la cólera.
Me ofreció un pequeño frasco esférico, como una perla negra.
Sentí desazón, una sensación de inquietud en la boca del estómago cuando aspiré su contenido.
El niño, que seguía a su madre mientras curioseaba los estantes, me observaba de nuevo. Pero esta vez vi miedo en sus ojos. Comenzó a llorar sin que la mujer fuera capaz de calmarlo. Ella me miró con desconfianza y ambos salieron de la tienda tan rápido como pudieron.
Devolví con aprensión el esenciero.
-Yo no sentí cólera,-protesté- en serio. Pero el niño se asustó de mí.
-Empiezas a entender.-Me respondió.- Las esencias son aromas, lo que los demás perciben de ti. Pero no son tu verdadero olor.
-Ya veo- dije, aun que distaba mucho de comprender nada.
-Y bien,¿Qué aroma necesitas en tu vida?-me preguntó- Tal vez Isis, el Amor; o quizás Maat, la Armonía y equilibrio. Path, la Sinceridad o Sobek, el Peligro.
Pensé durante unos instantes.
-¿Existe alguna esencia de la felicidad?- Puestos a pedir, no me iba a ir con tonterías.
La joven sonrió.
-La felicidad no es una esencia, sino un perfume de mil matices. Matices que son distintos para cada vida.
-Pero antes me dijiste que también vendías perfumes por encargo- respondí.
-Cierto, así es- contestó.- Regresa mañana, cuando Amón-Ra complete su ciclo.- Y sin mediar palabra, desapareció tras la cortina de cañas.
Me fui confusa, con una sensación de irrealidad difícil de describir.
Al día siguiente, la mirada de esos ojos verdes me persiguió en cada pensamiento. La reacción del pequeño ante la última esencia. Lo mal que me sentí viendo su miedo por mi.
Y decidí que no quería aparentar lo que no era, que no deseaba un perfume de felicidad sino era capaz de encontrarla realmente en mi vida.
Cuando cayó el sol, regresé a la tienda. La mujer me esperaba con un pequeño frasco sobre el arcón.
Lo siento-me disculpé,- lo he pensado mejor y no quiero ese perfume. Por supuesto pagaré su importe…
No me dejó acabar la frase.
-¿Puedo preguntar porqué?-me dijo.
-Porque no me conformo con parecer feliz, yo quiero serlo, y ese es un aroma que nadie puede fabricar por mi-respondí.
La joven de los ojos verdes perfilados con kohol, de maños teñidas de alheña roja, sonrió.
-Sabia elección-me dijo al tiempo que me entregaba un esenciero tan azul como el mar- Toth, la Sensatez, tu verdadera esencia.



P.D.Post kilométrico. Lo siento. Si es que cuando me pongo...me pongo.



25 de Julio

2 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
Espero que tus "vacaciones" sólo sean algo meramente circunstancial.
Me gusta lo que haces y no me gustaría que dejaras de hacerlo.
Saludetes
Uruviel Martes, 21 Agosto 2007 21:53 (Web)

Dime:
HAy gente que sin saberlo sabe trasportarnos de este mundo a otro... creo que eres una de ellas, y eso es un don, no una escencia, asi que nada de byscar perfumes que hueles de ensueño.
Un beso
Clo Miércoles, 15 Agosto 2007 23:27 (Web)

Dime:
Qué bonito Andaya!!!! Gracias XD
Chiscolina Viernes, 10 Agosto 2007 00:05 (Web)

Dime:
Existe esta tienda?
Me encantan estas cosas...
Un beso
Mónica Jueves, 9 Agosto 2007 22:38 (Correo) (Web)

Dime:
dando una vuelta por google, no se como ha sido pero he llegado a tu blog.. me he quedado impresionada por multitud de fotos y cosas que has escrito.. y despues de tirarme horas leyendo.. he llegado al fin a un post de marzo.. y he descubierto que un blog de estas caracteristicas no podia ser de otra persona que no fuera una valencia!!! jejeje! un besazo!! me pasaré mas a menudo por aki porque me encanta!! besetsss!!!
Cukispenwin Martes, 31 Julio 2007 22:15

Dime:
Gracias Charo, ahora mismo ella andaría nerviosa perdida y comprándose ropa para ir más guapa aún a donde vamos, además de andar enfadada conmigo por ser tan tranquilo.

Petonets
MCarmen y Jordi Jueves, 26 Julio 2007 23:52

Dime:

Si es que cuando te pones......
¡¡¡LO BORDAS!!!!

Un besazo de gominola dulce.

P.D.- Ponte más y haznos más regalazos como este. Gracias preciosa.
gominola Martes, 24 Julio 2007 20:29 (Correo) (Web)

Dime:
FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!!!!, YA SABES PORQUE LO DIGO ............, MUCHOS BESOS Y ME ALEGRO MUCHISIMO
NACHOZGZ Lunes, 23 Julio 2007 20:56

Dime:
Muy bonito y a mi también se me ha hecho corto; a mi no me importaría el de la felicidad, porque dicen que lo que se piensa o cree se atrae y a lo mejor engañando un poco se me acercaría más la felicidad.
Pilar Lunes, 23 Julio 2007 11:12 (Web)

Dime:
¿kilométrico?

A mí se me ha hecho corto.
Kundry Domingo, 22 Julio 2007 08:38

Dime:
Muy bonito cuento. La verdad es que transmite muy bien que parecer no es ser...
Saludines desde el bochorno
Oscura Sábado, 21 Julio 2007 21:32 (Web)

Dime:
Si no te importa me encargas...

3 frascos de Nut
6 " de Seth
1 " de Isis
10 " de Maat
0 " de Path (No existe)
1/2 Palé de Sobek (Por entretenerme)

y... el de la felicidad,3 palés por favor... yo no soy tan tiquismiquis...

A portes debidos, claro está.

Cuídate


.
hombresymujeres Viernes, 20 Julio 2007 23:16 (Web)

Dime:
Caramba, sencillo, a la vez que te transporta a ese mundo de esencias, olores y sensaciones... Facilmente te imaginas la tienda, la decoracion,las manos teñidas...etc etc.... todo.. Escribes precioso, de verdad.. Creo que ya tienes, ademas del esenciero de sensatez, tu esenciero de felicidad. Gracias por compartir
Pepa Viernes, 20 Julio 2007 22:41 (Correo) (Web)

Dime:
Genial, maravillado estoy, me he imaginado paso por paso lo que has escrito, incluso sé qué rostro tiene la vendedora, cómo es la tienda, cómo te miraba ese niñito con su carita sucia y cómo corría asustado. Me ha encantado, si el escribir mucho logra que me evada, ¡bien por eso! Sabes que no lo digo por decir, te doy un 10, qu eno es la perfección sino la satisfacción.

Y... ahí va la broma, a ver si nos has salido catalana, lo digo por el 'seny' ;)
Sefarad Viernes, 20 Julio 2007 21:16 (Web)

Dime:
Precioso, Andaya!!
Muchas gracias por esta joyita... Una joyita con aromas de Verdad, de Serenidad... Me ha hecho pensar y, a diferencia de muchos escritos en los que debes extraer una enseñanza, no me ha dejado un regusto de tristeza, ni de "camino errado"... Me ha regalado Paz y Bienestar.
Un beso, boniqueta
hadalucia Viernes, 20 Julio 2007 16:11

Dime:
Thot, ciertamente, y a Dios gracias, siempre cerca. Bueno, gracias a Dios y a ti, niña. De Egipto ya hablaremos otro día
uno Viernes, 20 Julio 2007 01:26 (Web)

David me dijo:

Soy de leer mucho y me gusta poder conocer distintos cuentos. Cada vez que viajo me gusta llevarme varios libros para leer en el camino y de esta manera pasar de forma mas divertida el tiempo libre. Es por eso que al conseguir pasajes a roma quisiera poder comprarme nuevos cuentos