lunes, 25 de junio de 2007

EL DESTINO


La primera vez que me lo crucé, no hubiera reparado en él de no haber sido por el extraño parche que tapaba su ojo derecho. Negro azabache, de forma ameboide, se adhería a su cara como un alien que succionara su cerebro. Me repelió de inmediato.
Por lo demás, era un ser anodino. De estatura mediana, enjuto, pelo ralo y rostro vulgar. Inquieto, rozando el nerviosismo, con una actitud expectante que le daba un aspecto perdido y arbitrario.
La segunda vez, le pillé observándome. Su sonrisa maliciosa y divertida me produjo un vacío en el estómago. No le importó en absoluto que yo le mirara directamente. Solo bajó su único ojo para apuntar algo en una pequeña libreta. Eso sin borrar esa sonrisa burlona.
El tercer encuentro ya me inquietó. Llevaba una semana muy dura. Los problemas y los sustos se sucedían uno tras otros, sin darme tiempo a reaccionar. Tal vez por eso, tropezarme de nuevo con aquel tipejo disparó mis alarmas. Había algo siniestro en aquel desconocido.
Yo no estaba para bromas, y aun que normalmente cuido mucho de no incomodar con la mirada a las personas de aspecto diferente, esta vez le miré fijamente y con más voluntad que decisión, me acerqué a él.
-Disculpe, nos hemos cruzado varias veces esta semana y por su forma de mirarme, diría que me conoce. Pero yo, francamente, no le recuerdo.
El hombre no pareció asombrarse lo más mínimo, muy al contrario parecía disfrutar hasta el punto de soltar una carcajada desproporcionada a su tamaño. Risa inquieta, histriónica, despectiva.
-Divertida; si, muy divertida- más que una respuesta, parecía hablar para si mismo.
- El Destino-me dijo.
Sin más, sacó su libretita y apuntó algo en ella sin dejar de sonreír. Luego, simplemente se fue. Antes de salir por la puerta, giró su cabeza y me dijo- Nos vemos- mientras me guiñaba su único ojo.
Sentí una arcada. Por alguna razón temía un futuro encuentro.
Más tarde le comentaba a una amiga el desastre de semana que había vivido. Todo calamidades enlazadas, como un efecto dominó devastador.
-Lo siento mucho niña. El Destino tiene estas cosas, lo mismo te pone en medio penas que alegrías. Eso sí, ninguna de las dos vienen solas. Aun que la verdad; parece que te haya mirado un Tuerto.
Me quedé helada. La imagen del hombre del parche negro vino a mi mente clavándose como un aguijón.
Y decidí que si me lo volvía a tropezar, le iba a borrar su sonrisa pegajosa de una patada en la boca. El Destino se iba a quedar sin dientes.

Y añadiría......Por cabrón. Pero como es políticamente incorrecto, diré que por mamón.
Si existe eso que llaman Destino debe de ser un enano malaleche. Y se lo está pasando pipa con mi familia.

Rescatado de mi blog en ya.com

1 comentarios:

DeYaPuntoCom me dijo:

Dime:
Historias...

De ciudades y personas...
De caras sucias y pies descalzos...
De paisajes y devociones...
Ritos y creencias...
Arte y soledad...

Aquí estoy para contarlas...
De nuevo al que quiera oír...
El Funebrero Viernes, 13 Julio 2007 15:29 (Web)

Dime:
Andaya, Amaranta no es quién te escribe, es un pirao que se ha quedado con su blog y antidogmatico tampoco está haciendo nada...sigue siendo el pirao...
Es el tuerto de los blogs de ya.com...
Tuerto y enfermo!!!
Pilar Lunes, 9 Julio 2007 17:16 (Web)

Dime:
El mensaje al disosciado se lo podrías dejar en su blog, el mio es mio ;-) http://blogs.ya.com/antidogmatico
amaranta Lunes, 9 Julio 2007 00:31 (Web)

Dime:
A ver chiquilla dime: Que os pasa? que os aconcoja?
Porque entras a insultar a mi blog?
amaranta Lunes, 9 Julio 2007 00:19 (Web)

Dime:
Hay ocasiones en la vida en que uno se siente vapuleado por el destino, por suerte todo pasa, pero como duele.
MDM Domingo, 8 Julio 2007 20:36 (Correo) (Web)

Dime:
Me metí desnuda a su cama. Yo me acosté boca arriba. Él en cambio se sentó de costado, con el culo a la altura de mi cara. Mientras charlaba pude ver que se había quitado los calzoncillos. Movió lentamente el culo acercándolo a mi boca.

–A mí me gusta que las mujeres me chupen el culo- me dijo. Y fue arrimando su culo más cerca de mi cara. Yo permanecía quieta, fascinada por ese culo que ocupaba toda mi visión. -¿Te gustaría lamerme el culo?- preguntó. Sorprendida por la firmeza de su tono de voz, solo atiné a murmurar –sí, claro- -Así me gusta, putica- y levantando la pierna me puso el culo en la cara, el ano a la altura de mi boca.
amaranta Jueves, 5 Julio 2007 03:28 (Web)

Dime:
Unos lo llaman destino, otros azar, otros casualidad, otros vida...

Tiene estas cosas, es totalmente imparcial, macarra y descarado...

Si te vuelves a cruzar con él, déjalo sin dientes... y esa pluma con la que escribe tan maliciosamente en su libreta, clávasela en el ojo!!!! ;)


Esperemos que mejoren las cosas por tu familia... :)


Bezos!*
TEE Martes, 3 Julio 2007 10:27 (Correo) (Web)

Dime:
Encontré este poema sobre el destino, de Oliverio Girondo, (no lo habia leido nunca antes, la verdad sea dicha) porque queramos o no, la vida continua asi no lo quieras, el destino es inaludible pero el futuro depende de ti.. asi que.. deja al tuerto ese que se vaya con su parche a otra parte!!



DESTINO

Y para acá o allá
y desde aquí otra vez
y vuelta a ir de vuelta y sin aliento
y del principio o término del precipicio íntimo
hasta el extremo o medio o resurrecto resto de éste a aquello o de lo opuesto
y rueda que te roe hasta el encuentro
y aquí tampoco está
y desde arriba abajo y desde abajo arriba ávido asqueado
por vivir entre huesos
o del perpetuo estéril desencuentro
a lo demás
de más
o al recomienzo espeso de cerdos contratiempos y destiempos
cuando no al burdo sino de algún complejo herniado en pleno vuelo
cálido o helado
y vuelta y vuelta
a tanta terca tuerca
para entregarse entero o de tres cuartos
harto ya de mitades
y de cuartos
al entrevero exhausto de los lechos deshechos
o darse noche y día sin descanso contra todos los nervios del misterio
del más allá
de acá
mientras se rota quedo ante el fugaz aspecto sempiterno de lo aparente o lo supuesto
y vuelta y vuelta hundido hasta el pescuezo
con todos los sentidos sin sentido
en el sofocatedio
con uñas y con piensos y pellejo
y porque sí nomás
Pepa Lunes, 2 Julio 2007 17:47 (Correo) (Web)

Dime:
Imagino como te sientes, solo quiero decirte que ese enano se me ha cruzado muchas veces este último año, pero ya hace días que no le veo, creo que como ya no podía hacerme más daño, se ha esfumado y en su lugar veo un niño muy guapo con una sonrisa preciosa que me tiende su mano.

Todo pasa mi niña, créeme.

Abrazostrujis gominoleros only for you.
gominola Viernes, 29 Junio 2007 14:37 (Web)

Dime:
Si el del parche sonreía no le tengas ningún miedo, sonríele tú también la próxima vez que te le cruces, nunca se sabe...

Vendrán semanas mucho mejores.

Besotes.
Basileia Jueves, 28 Junio 2007 12:42 (Web)

Dime:
Ese destino, como lo has descrito, está medio ciego, en cuanto pueda recuperar algo de vista mejorará pero es cierto que llevas una racha que no se lo desearías ni a tu peor enemigo pero... menos una cosa, el resto tiene solución, tiene solución, aunque duela, te ahogue y te ponga de mala leche, TIENE SOLUCIÓN.
Jordi Lunes, 25 Junio 2007 23:03

Dime:
Son rachas. Espero que la tuya mala pase pronto.
Kundry Lunes, 25 Junio 2007 13:26

Dime:
Todos tenemos buenas y malas temporadas. Lo mejor es armarse de paciencia y dejar que las cosas pasen.

Deja al tiempo lo que es del tiempo y no le des vueltas a la cabeza, niña, que eso solo te lleva a pasarlas peor.

Un beso
Oscura Lunes, 25 Junio 2007 00:38 (Web)